TRANSLATOR

Select language


"El Indomable Will Hunting"

(Gus Van Sant, 1997)

SENTIDO GENERAL

 

 Película cuyos diálogos son un autén-tico canto a la vida, a las experiencias, a dejar de ser pasivos y a vivirla de verdad. Es una cascada de valores humanos. Allí donde paremos la pelí-cula veremos frases y momentos donde se analizan el valor del ser humano no por su intelecto sino por su ser, donde la dignidad del ser humano se encuen-tra en su integridad y convencimiento de sus actos tanto personales como profesiones.

 

   Es la historia de un discípulo con traumas y carencias emocionales de su infancia, sin aspiraciones ni sueños pero con un gran potencial que poco a poco fue descubriendo, pero que ocultaba por temor a ser rechazado y juzgado por la sociedad, ya que su pasado lo marcó notablemente impidiendo explotar sus conocimientos. En su camino se cruzaron seres maravillosos que soñaban por él, ayudándolo a enfrentar sus temores y a convertir lo que él creía utópico en realidad, a pesar de su rechazo ante los métodos utilizados, con la persistencia de sus amigos encontró en cada momento una oportunidad de progresar, forjando un futuro lleno de triunfos.

 

   Cuando llega su instructor espiritual, que será trascendental para su vida, con su carisma y dedicación se gana su respeto y cariño y le ayuda a enfrentar los obstáculos y a no temerle al rechazo y mucho menos al amor.

 

   Finalmente encontró nuevos horizontes, trazándose metas, dejando sus miedos atrás, sabiendo escuchar a quienes lo aman y encontrándole sentido a todo.

 

   La vida nos pone herramientas, nosotros elegimos utilizarlas o no. Somos los dueños de nuestro destino y lo labramos a nuestra manera. Si tenemos capacidades, aprovechémoslas y explotemos todo ese gran potencial que se reprime.

 

BANDA SONORA: (Pulsar play)  

   

   Miss Misery

   Elliott Smith


SIGNIFICADO DE LOS PERSONAJES

                Personaje:       Representa:
   WILL HUNTING  Discípulo espiritual          
     GERARD LAMBEAU           Mente concreta
   SEAN MACQUIRE  Instructor espiritual     
   SKYLAR  Cristo Interno
     

WILL HUNTING: representa al discípulo espiritual. Es un mucha-cho algo indomable. Criado en los suburbios de Boston, resulta tener unas cualidades especiales para las matemáticas. Pero la ecuación es más complicada cuando apare-cen dos extraños, uno de ellos, un profesor que pretende llevar su transformación hasta las máximas consecuencias y otro, una estu-diante de la que termina enamorándose. Will debe aprender a dejar atrás el pasado y poder seguir adelante con su vida. Es un joven que debe luchar consigo mismo y con sus relaciones personales, intentando solucionar sus problemas paso a paso de tal modo que pueda abrirse a los demás y empezar a poner a trabajar su inmensurable potencial.

 

GERARD LAMBEAU: Profesor y ganador de la medalla Fields de matemáticas com-binatorias. Representa la mente concreta. Es quien descubre su enorme poten-cial, cuando le sorprende resolviendo un problema de matemáticas avanzadas. Ne-gocia con el Juez que condena a Will a cumplir una pena en la cárcel, para liberarlo, pero con dos condiciones: que estudie matemáticas, combinatoria avanzada, matemáticas finitas, etc.; y que visite a un terapeuta. Le deja bien claro que si no cumple alguna de esas dos condiciones, tendrá que cumplir condena.

 

SEAN MACQUIRE: representa al instructor espiritual. Es un hombre profundo, con valores y principios. También está algo traumatizado porque re-cientemente ha perdido a su esposa, su alma gemela y mejor amiga. Al mismo - tiempo que intenta descubrir la personalidad de Will, nos irá mostrando los secretos más ocultos de su gran corazón.  Realizará con él la terapia necesaria para hacer frente a la rebeldía y rechazo que tiene hacia los demás, a quienes menosprecia.  Descubrirá que Will y él tienen cosas en común: son del mismo pueblo, han tenido una infancia parecida, han sido víctimas de malos tratos, etc.  Todo esto hará que se identifique mucho con su discípulo y al tiempo que le enseña, él mismo aprenderá a superar sus limitaciones. “Es dando que se recibe”, dice el Maestro Koot Hoomi. Sean es amoroso, íntegro, compasivo, riguroso, ecuánime, altruista, desafiante, adaptable y bohemio. 

 

SKYLAR: simboliza al Cristo Interno. Representa lo más elevado y lo que Will finalmente decide seguir. Ella es quien despertará en Will el sentimiento de estar enamorado por primera vez. Skylar pre-tende establecer con él una relación de compromiso al poco tiempo de conocerse, provocándole una sensación de inseguridad y miedo a la que deberá hacer frente si pretende seguir con ella.

EPISODIOS DESTACADOS

 

- LA INSTRUCCIÓN: ¿Cómo enseña el instructor? ¿Cuáles son sus métodos?

 

- Con empatía, poniéndose en lugar del discípulo.

 

- Recordando la propia historia de su infancia, que es similar a la de Will. A menudo el instructor ya ha pasado por lo que el discípulo enfrenta ahora.

 

- Se adapta a la personalidad del discípulo: como Will es un “gallito” (arrogante), le reta a mostrar su valor, a vencer el miedo a mostrarse: “Estaré fascinado de conocerte, de que me hables de ti. ¡A eso me apunto! ¡Tú mueves chaval!”

 

- Llegando a la causa del problema. Le ayuda a buscar en su interior las causas de su rechazo, temor, culpa, dolor, etc.

 

- Haciendo que hable de sus sueños, esperanzas, inquie-tudes y de lo que le gustaría hacer en la vida. 

 

 

- El instructor le enseña: 

 

- Confianza, respeto, sinceridad, discernimiento, honestidad, compromiso, lealtad, la importancia de los pequeños deta-lles. También la importancia de la actividad, solo la teoría no sirve. Hay que experimentar; los libros no bastan para conocer a las personas. Le dice: “no puedo leer nada de ti, en un libro.”

 

- La Perfección está en el interior, es importante seguir los dictados del corazón. 

 

- Inteligencia emocional, haciendo que descubra sus blo-queos, miedos y rebeldía, rechazo y menosprecio a los demás, sentimientos reprimidos, rabia y enfado, y su inma-durez.

 

- La nueve sesiones de terapia. Reglas de oro para la instrucción

 

   1. ”El pulso”:  normas básicas para recibir la instrucción.  Pesadilla de los terapeutas.

 

   En este encuentro, Sean enfrenta dos situaciones complejas, su deteriorada relación con Gerard y la arrogancia de Will. Sean lidia con el ego de Gerard y los insultos de Will. Es el “comienzo de la tormenta” entre los tres, y una batalla campal con Will. El cuadro del remero es el presagio de lo que se avecina entre ellos.

 

    El instructor va a poner las pautas al discípulo de  lo que serán las normas básicas para poder recibir la instrucción. Le deja claro al discípulo que no le va a permitir sus métodos habituales de manipulación mental, falta de respeto, arrogancia, prepotencia, etc. Se lo va a explicar con el único “lenguaje” que en ese momento (por su estado de conciencia) entiende Will, que es el de la firmeza a través de la fuerza.

 

    2. “El reto”. No juzgar por las apariencias. Sesión con Sean. 

 

   De especial significado es la primera imagen donde vemos a Sean y salta a la vista el anillo matrimonial que aun lleva en su dedo, visiblemente contrariado y pensador. El instructor no ha cerrado ese capítulo en su vida.

 

   ¿Por qué conversa con Will fuera de su oficina, su dominio? Para desarmar a Will de su prepotencia y nivelar el balance del poder que necesita como instructor; de esta manera logra dejar en Will el sentimiento de retrospección, de análisis del porqué está allí y de que, aunque ha leído mucho, realmente no ha vivido lo suficiente para tener la experiencia de vida necesaria que crea emociones internas sanas. Aquí Sean domina al estudiante, y lo deja en sus manos: “tu mueves chaval”.

 

   Sean coloca un  espejo frente a  Will, para que vea tal y como está interiormente: lleno de miedos, prejuicios y bloqueos emocionales. Le muestra su enorme ego, fruto de la ignorancia. Enfrentando al discípulo consigo mismo, el "reto" que le plantea es : “solo tienes la teoría pero no tienes ni idea de la Vida. No sabes lo que es el Amor, ni lo que significa sacrificarse por el ser amado.” “Pero si quieres hablar de ti, de quién eres... estaré fascinado, a eso me apunto, pero no quieres hacerlo, tienes miedo, te aterroriza decir lo que sientes... ¡Tú mueves chaval!”

 

   3. "Abre tu Corazón", es la única forma de aprender. Primero en hablar. 

 

   En la primera parte de este capítulo, siendo las - únicas palabras que se dicen en toda la hora de la sesión, Sean prohíbe a Will fumar en su oficina, tomando el mando rigurosamente y desafiándolo a que reaccione o no tendrá interlocución. Es ésta una de las laboras del instructor, sacudir al estudiante.

 

   En la segunda parte es Will el que decide hablar iniciando así el intercambio necesario entre tratante y tratado, es el primer paso para ceder a sus miedos. 

 

   Sean crea confianza compartiendo sus idiosincrasias e imper-fecciones que le llama sus pequeños raros mundos con Will, lo que la gente llama imperfecciones pero que son lo que hace crecer a las personas. Le hace ver que sí tenemos el poder de escoger a quienes dejamos entrar a  nuestros pequeños mundos.

 

   Finalmente Will le dice a Sean, con sonrisa socarrona, que si no se vuelve a casar “pasará el resto de su vida sin conocer a otra persona”, justo lo que Sean quiere que Will haga, pensar en abrir su corazón a otros. Sean le enseña que si no es capaz de superar la resistencia a abrir su corazón, nunca aprenderá nada importante. 

 

   4. “Compromiso”. Por fin comienza la instrucción.

¿Cuándo lo supiste? 

 

  Dos sentimientos impor-tantes se desenvuelven este capítulo: deseo de saber y el remordimiento que en Will es más dolor y odio. Co-mienzan aquí sentados uno al lado del otro, no de - frente. Sean ha despertado en Will el deseo de saber cuándo se conoce a la mujer de los sueños, lo que es un avance importante en la relación entre ambos y especialmente en Will pues comienza a darle acceso al amor.

 

   También Will se muestra intrigado cuando pregunta a Sean si tiene remordimiento al haber escogido a su esposa, el cual no lo tiene por ella, pero sí por el juego que no atendió, eso sí es remordimiento.

 

   Sean le dice que ha dejado de ir al juego de pelota “porque tenía que ir a ver acerca de una chica”, y no está arrepentido de haberlo hecho. Esta frase de Sean es importante al final de la película. Enseña a Will, el poder del discernimiento, escogiendo lo más elevado, escogiendo el Amor. Le dice: “escogemos a quienes dejamos entrar en nuestro mundo”. También le enseña la importancia de los pequeños detalles.

 

   Al mismo tiempo, Sean comienza a superar el dolor que tiene por la falta de su esposa y que le mantiene aislado. Ayudando a Will se está ayudando a sí mismo. Es dando que se recibe. 

 

 

   5. “Priorizar”. Lo esencial no es visible a los ojos. Diferencia de opinión. 

 

   Aunque el profesor Gerard dice que no se trata de él sino del tratamiento de Will, insiste a Sean que hay que prepararle para su futuro, en darle una dirección a Will para que no pierda su maravilloso don matemático. Sean considera que la dirección que Gerard esgrime en esta discusión es manipulación del futuro de Will. Sean insiste que Will quizás no quiere lo que Gerard quiere, hay que darle tiempo al tiempo. Le hace ver la importancia de tener claro las prioridades. Hacer lo correcto en el momento correcto evita tener que lamentarnos. Escoger lo más elevado, eso es elegir el Amor Divino. 

 

   6. “¡Mira las oportunidades!": tienes un don, ¡aprovéchalo! - Perspectivas diferentes. 

 

 Sean y Gerard se vuelven a enfrentar acaloradamente. Dis- cuten el mecanismo de defensa de Will, siempre escondido y apartado de todos porque tiene miedo al abandono por parte de quienes se supone le amarán. Solo anda con sus amigos porque sabe que le apoyan. Empujar a las personas fuera de su camino para no dar la oportunidad de que le abandonen, es su mecanismo de defensa. 

 

  No puedes imaginar solo lo negativo. Aprovecha las oportu-nidades que te da la vida. Tienes un don, ¡úsalo! Hay que ser sincero con uno mismo, eso es honradez. ¡Cumple con tu Dharma!

 

   7. “Ley del Perdón”. La culpa es una mala consejera. "No es tu culpa". 

 

   Sean debe tomar la decisión de liberar a Will y comentan la vida de ambos. Sean comparte su niñez con Will, similares -ambas. El discípulo reconoce que tiene miedo al abandono y que esa es la razón por la que terminó con Skylar. Sean le dice que todo de lo que hay en su expediente no es su culpa, y aunque Will dice que lo sabe, es difícil aun en ese momento aceptarlo. Finalmente el chico se desahoga con Sean y  llora. Pide perdón a Dios.

 

   Aparece en escena un remero en aguas tranquilas: ha llegado a buen puerto en su mar de amargura, resentimientos, miedos, soledad, la armonía y tranquilidad, la paz interior. Por fin Will, se entrega, se rinde, abre su corazón y se perdona a sí mismo. "¡No es tu culpa!"

 

   8. “Eres libre”: sigue los dictados de tu corazón. Última sesión. 

 

   Will toma la decisión de aceptar el trabajo en el gobierno y se lo comunica a Sean. Ha aceptado a Sean como instructor y confidente, pues no se lo ha dicho al profesor Gerard.

 

   Sean le dice a Will que es un hombre libre y Sean a su vez va a poner sus cartas sobre la mesa otra vez a ver qué sucede: “Sigue a tú corazón y todo irá bien”. Le muestra cómo ha conseguido su liberación al haber aprendido las lecciones de: gratitud, desapego, discernimiento, compasión, respeto, sentido del humor, perdón, etc… Solo le falta un pasito; Sean le dice: “sigue los dictados de tu corazón.” 

 

 

   9. “Rendición”: entrega a lo más elevado, el Amor Divino. Partiendo.

 

   Sean recoge su oficina mientras Gerard lo visita y deciden compartir una copa. Han dejado atrás sus discusiones y vuelven a ser amigos. 

 

   Will le deja a Sean la nota escrita robándole su frase: “lo siento tengo que ver a una chica.” Simboliza que ha aprendido la lección más importante, entregarse a lo más elevado,  discernir entre la material y lo Espiritual. 

 

(Comentado por Yolanda Cruz y Carlos Antich)