TRANSLATOR

Select language


"El Club de los Emperadores"

(Michael Hoffman, 2002)

 

SENTIDO GENERAL

 

   “El carácter de un hombre es su destino”: fantástico comienzo para una película rica en contenido. Pocas veces es posible disfrutar de un film en el que la educación sea tratada no sólo como una transferencia de conocimientos sino como un medio de elevar moral y espiritual-mente al educando, tal y como puede observarse en este caso.

 

   Después de ver esta película lo más probable es que nos sintamos impregnados de valores tales como la lealtad, la verdad, la amistad o la justicia. Es un reconocimiento a los profesores de verdad, que educan, cuando tienen la oportunidad, más allá de la competitividad.

 

BANDA SONORA: (Pulsar play)

 

   Emperor's Club

   James Newton Howard


 

SIGNIFICADO DE LOS PERSONAJES

  

           Personaje      Significado   
   SR. HUNDERT     Instructor Espiritual     
   ALUMNOS  Discípulos Espirituales
   COLEGIO ST. BENEDICT´S   Escuela Iniciática
   AULA  Ashram
   SR. BELL (PADRE)  Mundo convencional, egoísmo  
   SEDWIDK BELL  Personalidad
     

 

EPISODIOS DESTACADOS

 

   Casi toda la trama transcurre en el COLEGIO ST. BENEDICT´S, en el cual ejerce de profesor el señor Hundert, que además es el personaje más interesante e importante de la película, y que representa al instructor espiritual. Desde luego si en ese el colegio todos los profesores actuaran cómo él entonces habría sido el perfecto colegio, una especie de escuela para iniciados.

 

   Un detalle muy interesante es que la escuela tenía como lema que todo conocimiento que se recibía allí debía ser para darlo a los demás, igual que el propósito de todo estudiante espiritual serio: recibir para dar.

 

   La vida del PROFESOR HUNDERT es todo un modelo de instrucción. Se trata de una persona totalmente volcada en su labor de enseñanza. Prácticamente convive - con los alumnos y pue-de observarse que goza de muy poco tiempo y espacio privado, si bien es una persona feliz y satisfecha de sí mismo y de su vida. Mantiene una actitud paternal y protec-cionista, y verdaderamente se siente responsable de lo que pueda transmitirles, porque sabe que formará parte de la mente y corazón de esas “personitas” que tiene a su cargo. Demasiado a menudo no se da la importancia que tiene la profesión de profesor; se interpreta como una ocupación fácil y ligera. Sin embargo, los profesores son tanto o más influyentes sobre el carácter del chico que la propia familia. Por ello, esta es una valiente visión de la forma en que debe ejecutarse esta ocupación. Muchos de los conoci­mientos pasarán, se olvidarán... pero la lección moral que las acompañaba, si fue bien transmitida y entendida, perdurarán, y jugarán un papel fundamental en los pasos que la persona dé a lo largo de su vida. 

   Es importante ver que la frase de inicio (“El carácter de un hombre es su destino”), no es un axioma cerrado, ya que implica que el cambio de carácter posibilita la transformación (o transmutación) del destino, tal y como se expresa en la conclusión de la película. “Cambiar el carácter de un chico es cambiar el destino de un hombre”. Por tanto el obje­tivo de la educación es modelar el carácter e indirectamente, el futuro. Hay pocas películas que se atrevan a incluir tanto contenido moral. Cuando la Verdad se expresa, aunque no esté de moda, llega al corazón del que la escucha, y de una manera u otra, realizará su efecto positivo. 

   Todo transcurre “normal” hasta que llega al colegio SEDWIDK BELL. Con él se rompe la armonía y llega la fricción. Claro que todo el mundo no está dispuesto a aprender, por muchas razones, justificadas o no. En cualquier caso no siempre está en la mano del profesor conseguir que todos sus alumnos actúen correcta-mente. Él ofrece oportunidades pero, como se ha dicho muchas veces, éstas no son sino de aquellos que las toman, merecidamente o no.

 

   Cuando Sedwidk, el chico rebelde, comienza a reaccionar al estímulo ofrecido por el Sr. Hundert, puede observarse el tremendo poder que puede ejercer un instructor sobre un alumno, aunque luego éste fallase.

 

   Entonces el profesor Hundert decide ir a hablar con el padre del chico, el SR. BELL, con el fin de que éste le permita emplear sus métodos para moldearle (instruirle). Viéndolos, uno frente al otro, representarían la dualidad en el ser humano: el padre del chico simbolizando el mundo de ilusión, atrapado por los deseos de poder y dinero, y el profesor del lado de lo elevado, lo correctamente hecho, sin dejarse atrapar por los sentidos. Por supuesto, el Sr. Bell no le permite “moldear” al chico. Siempre va a existir una resistencia de parte de la personalidad  hacia el cambio, hacia las ideas nuevas. Al final se verá que el mundo de ilusión gana la batalla respecto a Sedwidk porque acaba pareciéndose a su padre, avaricioso, egoísta y orgulloso.

   En el colegio como tradición se celebra todos los años el concurso “Julio César” y apa-rece la controversia porque el profesor Hundert hace una pe-queña “trampa”. Da la opor-tunidad a Sedwidk Bell, para que concurse, en lugar de dár-sela a su compañero que por su nota se la merecía. Y es fácil preguntarse ¿cómo un profesor tan correcto, disciplinado y recto puede mentir y hacer esas cosas? Bueno, podemos verlo claro si lo situamos en el lugar de un instructor espiritual o un Maestro. Éstos actúan a veces sin ser comprendidos, pero lo cierto es que se basan en la supra-moral. El profesor vio en el chico tierra fértil en la cual poner la simiente, pero éste le falló. A veces los discípulos también fallan, nunca lo hará el Maestro. Esa acción, a nuestro parecer equivocada, siempre la llevará a cabo el Maestro por un bien mayor.

 

   Claro que esto resulta algo frustrante, sobre todo si pensamos que el profesor hizo “trampa” con las notas del chico. Sin embargo, a pesar de este resultado, no creo que el profesor actuara mal. Dentro de la lógica posibilidad de que pudiera equivocarse, el motivo que le impulsaba era más que correcto porque Bell, en aquel momento, necesitaba más tener la oportunidad de demostrarse a sí mismo hasta donde podía llegar si se esforzaba, aunque para ello tuviese que asumir la responsabilidad por Bell. Algo así como lo que se dice del Maestro que asume la carga del discípulo, y la responsabilidad por sus errores y omisiones. Esto es uno de los poderosos métodos con los que cuenta el instructor: confianza absoluta en el discípulo, hasta el punto de hacerse cargo de todo lo que salga mal por ello.

   Sin embargo, podría concluirse que el Sr. Hundert no tuvo en cuenta las consecuencias de este hecho sobre Martín (el chico perjudicado por el cambio de notas). Esto no es de extrañar, puesto que no es un ser perfec-cionado. También es posible que sí que lo tuviese en cuenta y no quedase reflejado. De una forma u otra, como la intención del Sr. Hundert era elevada, de hecho Martín no sufrió ninguna consecuencia negativa por ello, antes bien, vemos cómo es precisamente uno de los chicos que más profundamente recibió el mensaje moral que el Sr. Hundert trataba de transmitir. Y así, a pesar de todo, la vida le indica al profesor Hundert que hizo las cosas correctamente porque recoge los frutos de lo sembrado en los demás alumnos, ellos sí le reconocieron su labor. 

   El final de la película es genial. No solamente el profesor asistía en el cambio de carácter de sus chicos, sino que él mismo es también un aprendiz, y por tanto también su futuro está construyéndose. Quizás el Sr. Hundert, al dejar la educación por no ser elegido director, había cedido al orgullo o al interés personal. Dejarse “enseñar” por sus antiguos alumnos y comprender con ello dónde estaba su lugar, ha sido un broche de oro para la historia.

 

   Es una bendición que se hagan cada vez más películas de este tipo, con unos valores morales tan altos. Es fantástico que las personas, estén conscientes o no, al ver estas películas sean influenciadas con ideales tan elevados, los cuales siempre llegaran para mejorar nuestras vidas.

 

 

ENSEÑANZAS ESPIRITUALES

 

   Aquí destacamos algunas de las frases más célebres de esta película:

 

  • «El final depende del principio.»
  •  
  • «Siga el camino de los grandes hombres que le han pre-cedido.»
  •  
  • «La conquista sin contribución al bien común no tiene ningún valor.»
  •  
  • «No saber lo que ocurrió antes es devenir siempre niño.»
  •  
  • «Lo importante no es vivir sino vivir justamente.»
  •  
  • «El código de convivencia está basado en la confianza mutua.»
  •  
  • «Uno no se baña dos veces en el mismo río.»
  •  
  • «Un buen profesor tiene poca historia propia que contar. Su vida pasa a otras vidas. Los profesores son los pilares de las estructuras más íntimas de nuestros colegios, son más fundamentales que las piedras o que las vigas, y siguen siendo una fuerza impulsora y una energía reveladora que nos guía en nuestras vidas.»

(Comentado por Mª Jesús Pérez y Fela Galván)