TRANSLATOR

Select language


"Inmortales"

(Tarsem Singh, 2011)

 

SENTIDO GENERAL

 

   Esta película, con mucho parecido a otras como "300", "Furia de Titanes" o "Thor", está cargada de simbolismo espiritual. Podemos disfrutar de las figuras de los Dioses Griegos, tales como Zeus o Atenea (Diosa de la Verdad) a la vez que observamos al discípulo espiritual (Teseo) el cual debe luchar contra Hiperión para salvar a la humanidad. La lucha es símbolo de la batalla interna entre lo Superior y lo inferior.

 

    La recompensa, como vemos al final, es un puesto al lado de los Dioses "en el Cielo", o sea adquirir una conciencia elevada o Superior y establecernos en ella.

 

BANDA SONORA: (Pulsar play)

  Inmortals

  Immortal And Divine

  Trevor Morris


SIGNIFICADO DE LOS PERSONAJES

 

         Personaje                             Significado                         

 ZEUS  Naturaleza divina, Sabiduría
   ATENEA  Diosa de la Verdad

 FEDRA (ORÁCULO)  Cristo Interno
   ANCIANO  Maestro espiritual
   TESEO  Discípulo espiritual
   HIPERIÓN  Fuerza siniestra, mago negro  
   LISANDRO  Garra de la fuerza siniestra
   TITANES  Naturaleza inferior
   ARCO DE EPIRO  Poder espiritual
   LABERINTO DEL MINOTAURO  Mundo de Maya o Ilusión
   HOGAR DE LOS DIOSES  Plano de conciencia elevada 
   MONTE TÁRTARO  Reinos inferiores

DIOS ZEUS: Representa a la naturaleza divina dentro de cada ser humano, también la Sabiduría. Su hogar está elevado, desde donde mira a los humanos y toma decisio-nes para poder ayudarlos sin interferir en el libre albedrío de ellos. Se disfraza querien-do decir esto que la Divinidad está en cada ser sin importar las apariencias externas.

 

DIOSA ATENEA: Representa la Cualidad de la Verdad. Vive junto a su padre Zeus en el Olimpo, el Reino de los Dioses. Es la Verdad, que sólo puede nacer de lo Superior, allí donde se revela sólo existe Luz. Sus ropas al igual que los demás Dioses son doradas señalando que ya son Seres iluminados.

 

 

 

FEDRA (ORÁCULO): 

Representa al Cristo Interno, reconoce a Teseo y le acom-paña durante su andadura guiándole, haciendo que el discípulo mirase más hacia su interior y no se dejase abatir por el desaliento.

 

 

 

EL ANCIANO: Representa al ins-tructor o al Maestro Espiritual. A través de él habla el Dios Zeus, como la Sabiduría. Conoce y sigue a Teseo, el discípulo, desde que éste es pequeño.

 

TESEO: Representa al discípulo espi-ritual, un "elegido". Tiene contacto desde que es un niño con el anciano, su instructor. Posee muchas posi-bilidades pero le falta alcanzar el dominio de sus emociones, junto a Fedra, el Cristo Interno, va alcanzando poco a poco sus objetivos. Como le pasa a todo discípulo espiritual sufre periodos de desaliento, de dudas, pero al final logra vencer, símbolo de que dominó su naturaleza inferior.

 

HIPERIÓN: Representa a la fuerza siniestra, es un mago negro. Se situa justamente en el lado opuesto a Zeus. Es la oscuridad en la que todo es confusión, engaños y sufri-miento. Utiliza su Poder por puro egoísmo para satisfacer sus deseos de venganza. Es la parte negativa de cada ser humano, la que está acostumbrada a llevar las riendas. Cuando el discípulo "des-pierta" su labor consiste en dominar al Hiperión que lleva dentro. 

 

LISANDRO: Representa a la garra de la fuerza siniestra, un servidor del mal. Su único interés es sobrevivir a cualquier precio. Es inestable, lleno de miedos, por eso Hiperión lo convierte en su esclavo.

TITANES: Representan a la naturaleza inferior. Están atados y amordazados, y así reinan la Paz y la Armonía. Al principio están dominados, no actúan, no hablan, pero las fuerzas del mal, repre-sentadas en Hiperión, los libera. Esto es símbolo de que el discípulo tiene que "entrar en lucha" (interna) para vencer a la oscuridad.

 

ARCO DE EPIRO: Representa el Poder espiritual, la Energía Divina que puede ser usada por Hiperión para hacer el mal (liberar a los Titanes) o por Teseo para hacer el bien.

 

 

LABERINTO DEL MINOTAURO: Representa el mundo de Maya o de Ilusión. Es el mundo del discípulo, el lugar en el cual el discípulo lucha y en el que se encuentra el Poder escondido, el Arco de Epiro. Lugar oscuro en el que el discípulo se puede perder y para salir tiene que matar al minotauro.

 

·

REINO DE LOS DIOSES Y EL TÁRTARO: Representan los Reinos Superiores y los inferiores. En la mitología griega el Reino de los Dioses era "El Olimpo" y el Tártaro "el infierno". Desde los Reinos Superiores Zeus observa y deja a los humanos actuar bajo su propio libre albedrío. El primero es luminoso y el segundo es oscuro.

 

EPISODIOS DESTACADOS

 

·

   La Caída del ser humano: una voz narra cómo fue que la humanidad cayó de la Gracia. Nos cuenta una "Batalla en los Cielos" de la que quedaron vencidos (Titanes) y vencedores (Dioses) y en la cual se perdió el Arco de Epiro. Ésta es la salida del paraíso (la Caída) y la pérdida del poder espiritual. Una batalla en la que dejó de ser todo perfecto (inmortales) para dividirse en las dos naturalezas, la Divina (Dioses) y la inferior (Titanes) y la humanidad perdió con el tiempo la memoria (el recuerdo) de su inmortalidad.

 

·

   Teseo y el anciano: las escenas en las que aparecen ambos nos muestran claramente la relación instructor-discípulo. El Maestro le dice: "Verás, ser guerrero no sólo consiste en saber atacar a tu rival con la espada sino tener una buena razón para desen-fundarla." "No es vivir en sí lo importante, Teseo, sino vivir correctamente." "Tu ira te puede Teseo, debes aprender a detener tus emociones." "Ritmo, Teseo... ritmo".

 

   El instructor guía a su discípulo hacia el camino recto, a ser justo, altruista. Lo enfoca a controlar, a través del poder mental, sus emociones, a tener disciplina, un ritmo y una constancia en su "entrenamiento espiritual".

 

·

   El anciano se transforma en el Dios Zeus: éste acompaña a Teseo desde que es un niño, guiándole. La naturaleza Divina siempre está a nuestro lado pero se "disfraza" y sólo la vemos tal cual es cuando estamos preparados; mientras, actúa como en este caso, a través del instructor.

 

   La Divinidad cuenta con el libre albedrío del discípulo, por esto Zeus le dice a los Dioses (cuando éstos se impacientaron por ayudar a Teseo): "Cumplo la Ley, ningún Dios interferirá en los asuntos de los hombres, a menos que los Titanes queden libres". "Si queremos que los humanos confíen en nosotros debemos confiar en ellos y dejarles hacer uso de su libre albedrío".  

·

   La Oráculo y Teseo: el primer contacto entre ellos es cuando Teseo está moribundo y ella le roza un pie y le reconoce como un "elegido". El discípulo estaba desalentado, derrotado pero la Oráculo (el Cristo) le proporciona el aliento o energía necesaria para seguir adelante (escena en la que ella le da agua de su propia boca mientras le dice "mantente vivo").

   

   Fedra también le dice a Teseo: "Cuando los cielos despejados truenen, mantente firme". Los momentos de crisis para el discípulo llegan pero la guía interna nos alienta para mantener la calma, para que nada nos mueva. 

 

    En otra escena Teseo (discípulo) es atacado por la duda y le dice a Fedra (el Cristo Interno): "No sé si podré lograr lo que me pide Zeus", a lo que la Oráculo le contesta "dudando de uno mismo se alcanza la Verdad". Símbolo de que hay que dudar de nuestra naturaleza inferior, analizar, observar y mirar en nuestro interior para un día escuchar la Voz interior y reconocer la Verdad: que somos Espíritu y no la materia con la cual nos reconocemos cada día.

 

·

   El Arco de Epiro, es símbolo de Poder y lo encuentra Teseo, pero después cae en manos de Hiperión. Éste lo utiliza para liberar a los Titanes. La fuerza siniestra o el mago negro utiliza el Poder Divino para obtener beneficios a base de egoísmo y maldad.

   

   Cuando nuestra naturaleza inferior se "desata" (como lo hicieron los Titanes) sólo puede ser controlada por lo Superior, por eso intervienen los Dioses.

   

  Entonces se libran dos batallas: Teseo contra Hiperión (nivel externo), y los Dioses contra los Titanes (nivel interno), la Luz contra lo oscuridad; batalla en la cual siempre vence la Luz. Teseo se ganó un lugar entre los Dioses (en el Cielo) y ascendió al lado de Zeus y Pallas Atenea.

   

   Al final quedó un hijo de Teseo, Acamante, como símbolo de que cada cual debe librar su propia batalla y que las "luchas" existirán siempre mientras hayan seres humanos para librarlas, una batalla que, espiritualmente hablando, es interna.

 

(Comentado por Mª Jesús Pérez)