TRANSLATOR

Select language


"10000 ac"

(Roland Emmerich, 2008)

SENTIDO GENERAL

 

Esta es la historia del discípulo espiritual reconocido como el salvador de su propio mundo. Para ello cuenta con la ayuda de su Maestro, su Instructor y su Cristo Interno, al que debe rescatar, al tiempo que libera del mal toda su naturaleza. Para lograrlo primero deberá demostrar su sinceridad y su valentía, pero especial­mente le ayudarán sus capacidades de líder para dirigir todas sus fuerzas en la batalla contra el mal, esto es su capacidad de decisión y el ejercicio de su voluntad para hacer lo correcto. En la batalla final deberá estar dispuesto a sacrificarlo todo y será así como en realidad lo ganará todo, incluso lo que aparentemente había perdido, su Cristo Interno.

 

BANDA SONORA: (Pulsar play)

   10000 A.C.

   The End

   Thomas Wanker - Harald Kloser


SIGNIFICADO DE LOS PERSONAJES

  

     Personaje       Significado   
     LA LUZ QUE NO SE DESPLAZA   La Presencia Yo Soy 
          PADRE DE D´LEH  Maestro Ascendido
   TIC TIC  Instructor Espiritual
   D´LEH  Discípulo Espiritual
   EVOLET  Cristo Interno
   VIEJA MADRE  Vida, Naturaleza
   NAKUDU Y ALIADOS  Virtudes
   DEMONIOS DE 4 PATAS  Vicios, naturaleza inferior 
   DIOS DE LA PIRÁMIDE  Fuerza siniestra
   KA´REN, BAKU Y MOHA  Condiscípulos 
   TIGRE  Emociones
   LANZA BLANCA  Poder Espiritual
     

LA LUZ QUE NO SE DESPLAZA: representa a la Presencia Yo Soy porque D´leh le dice a Evolet: «¿Ves esa Luz? No se desplaza por el cielo como las demás. Tú eres esa Luz en mi corazón, jamás se apagará.» Se dice que «La Presencia Yo Soy es la Luz, el Cristo es su reflejo y la personalidad su sombra.»

 

PADRE DE D´LEHEs un gran héroe, líder de la tribu Yagahl, que se sacrifica para ayudarles, aún a pesar de que no lo entiendan. Él prepara el camino para la futura misión salva-dora de su hijo. Representa al Maestro Ascendido, el cual ya ha pasado por las experiencias antes y ahora ayuda desde otro plano. No se la percibe pero está actuando. Es cuando le echamos la culpa a Dios por las cosas malas que pasan, o cuando nos creemos abandonados por Él, y sin embargo, ya lo está dando y preparando todo.

 

TIC TIC: Es el instructor espiritual de D´Leh. Aparte de Vieja Madre, es el único que conoce la verdad acerca de su padre. También es el único que sabe que hay de verdad en el corazón de D´Leh, tanto cuando miente como cuando se comporta como un héroe verda-dero. Le acompaña desde peque-ño porque le fue encomendado por su padre. Le impulsa a hacer lo correcto, le enseña, le acompaña en su misión y le protege.

 

D´LEH: Es el estudiante espi-ritual, el discípulo. Aparenta ser alguien corriente, pero sin em-bargo su linaje es el de los líderes. Además es “el elegido”, y el que es anunciando en las profecías de varios pueblos co-mo “el cazador” libertador de su pueblo, que en definitiva es su naturaleza inferior.

 

EVOLET: Es el Cristo Interno. Su nombre significa "promesa de Vida". La llaman la niña de los ojos azules (celestiales) y se la considera portadora de buenas noticias. Es la Niña de la Mara-villas. Pertenece a otra raza pero vive entre la tribu Yagahl (a la que pertenece el discí-pulo), como señal de esperanza frente a la futura prueba que deben superar. Llega en auxilio cuando todo estaba en el punto más oscuro (la caída del ser humano). Es prometida a aquel “cazador” que supere la prueba, o sea, al elegido, al iniciado.

 

VIEJA MADRE: Es la Vida, la Na-turaleza. Es la única que conoce toda la historia, antes, durante y después. Ella sabe lo que tendrá que superar la tribu Yagahl y les avisa para que se preparen y también para darles esperanza. Ella es la que reconoce a Evolet y la que la protege durante toda la aventura que vivirá tras ser secuestrada.

 

NAKUDU, su tribu y los demás aliados: Todos estos ejércitos son los pandavas, es decir, las virtudes del discípulo que ha ido desarro-llando y preparando con la ayuda de su “padre”, y que le asistirán en el momento de la batalla final.

 

KA´REN, BAKU Y MOHA: son condiscípulos de D´leh

 

DEMONIOS DE 4 PATAS: Estos son los kuravas, es decir, los vicios, pasiones y demás cualidades negativas, que tratan de secues­trar y esclavizar al discípulo y a sus cualidades divinas, para beneficio propio. También pueden analizarse como la personalidad, con sus cuatro vehículos inferiores (físico, etérico, emocional y mental).

 

DIOS DE LA PIRÁMIDE: Es la encarnación del mal, de la fuerza siniestra, que pretende esclavizar al discípulo para gloria perso-nal. En el último momento es el guardián del umbral, al que debe destruir antes de obtener la liberación.

 

TIGRE: simbolizan las emociones que deben ser sublimadas por el iniciado.

 

LANZA BLANCA: símbolo de Poder Espiritual.

EPISODIOS DESTACADOS

 

- La trama completa da una idea de conjunto: la de una lucha interna entre el bien y el mal. Todo pasa dentro de D´Leh: el “abandono” de su padre, el período de instrucción con Tic Tic, la llegada de Evolet, el Cristo, la prueba de la falsa gloria (cuando mata al mamut), la “pérdida” de Evolet, la misión de rescate, la conquista de la confianza de las otras tribus, la lucha contra el mal, el rescate, la victoria y la resurrección de Evolet. Es todo un proceso interno iniciático.

 

- Que la tribu Yagahl se sienta abandonada por su líder, el padre de D´Leh, es equivalente al abandono que la raza humana cree experimentar frente a la Divinidad. Sin embargo a lo largo de la trama de la peli se descubre que no habían sido abandonados, sino que antes bien, él se había sacrificado para buscar la ayuda necesaria, y además, de hecho, dejó el camino preparado para que lo lograra su hijo, recordando aquello de que «Dios amó tanto a su pueblo que envió a su único hijo para que lo salvara.»

 

- La llegada de Evolet es un momento cumbre y especial de la trama, por todo lo que ella representa. Creo que su identificación con el Cristo es bastante clara. Se la ve como de una raza distinta, superior, pero vivirá entre ellos. Es el Cristo residiendo en el mundo del estudiante espiritual, como punto de conexión con un logro victorioso.

 

 

- Cuando D´Leh se convierte en héroe por accidente al matar al mamut, está siendo probado para su futura misión como sal-vador. La prueba es dura porque supone reconocimiento, gloria y también la obtención de la mano de Evolet. Aquí juega un papel muy importante que sin enjuiciarlo y sin delatarlo le refleja lo que debe hacer. De hecho, en cuanto D´Leh supera esta prueba —diciendo la verdad, con la renuncia que supone—, comienza toda la aventura a través de la cual se convertirá en un héroe verdadero.

 

- La obtención de la lanza blanca es un símbolo que representa la obtención de poderes espirituales, por eso va acompañado de la mano de Evolet, del Cristo.

 

- Aunque D´Leh pierde a su padre, mantiene una conexión con él a través de “la estrella que nunca cambia de lugar”. Esta estrella es símbolo de la Presencia Yo Soy, que es inmutable, que no cambia, y que por tanto es la guía segura en los momentos de duda y conflicto. La estrella, para seguirla, te obliga a mirar hacia arriba, o sea, a elevarte en conciencia, y marca el destino, la meta a alcanzar.



- Cuando D´Leh salva al tigre, en realidad lo que logra es vencer su miedo. Por eso luego el tigre se convierte en su aliado e incluso es el que le anuncia como el “escogido”. Es una prueba de sublimación de la naturaleza inferior (animal), que a partir de entonces deja de ser un obstáculo para convertirse en una fuerza más del estudiante espiritual.

 

- D´Leh debe vencer a los demonios de 4 patas (sus cuatro vehículos inferiores), es decir, a todas las pasiones, vicios, miedos y limitaciones de la naturaleza animal, para poder rescatar al Cristo, a Evolet, y con ella a todos los que están siendo esclavizados. Aunque D´Leh parte con la intención priori-taria de rescatar a Evolet, a medida que avanza va creciendo en él la compasión divina, porque su deseo egoísta es transmutado en un anhelo por salvarlos a todos. 

 

- Para este desarrollo es funda-mental la enseñanza que le da su instructor, cuando le explica que hay hombres que crean un círculo a su alrededor y en él incluyen a su familia, pero hay otros hombres que forman un círculo mayor e incluyen a su tribu, pero hay unos hombres más grandes aún que forman un círculo en el que entran muchos más.

 

- D´Leh es un líder. Él sólo no puede salvar a todas las tribus de la esclavitud del mal. Su grandeza es su capacidad para liderar, para impulsar a todos hacia el logro de la libertad.

 

- Egipto representa, como en la historia de Moisés, la perso-nalidad. Su líder pretende ser un dios, como la personalidad que durante mucho tiempo se ha creído la dueña de todo. Para sus propósitos utiliza fuerzas robadas (esclavos y mamuts), o sea, la personalidad no tiene energía propia para sus propósitos, sino que se aprovecha de las fuerzas espirituales. D´Leh debe vencer el “hechizo” de creerle superior, como también venció el hechizo de lo demonios de 4 patas, al averiguar que “sólo eran hombres”. Esto equivale a vencer la ilusión del mundo.

 

- El amor de D´Leh ha crecido tanto que incluye a los animales, demostrándolo por la compasión que siente hacia los mamuts que son obligados a trabajar en las pirámides, y a quienes también liberta.

 

- El instructor muere antes de la batalla final, quizás como muestra de que es el propio discípulo el que en definitiva debe poner en práctica lo que su instructor le ha enseñado. Es aquella etapa que antiguamente denomi-naban como “matar al maestro”.

 

- La batalla final es como cuando Arjuna ya comprende todo y por fin lucha, convencido y valiente. Matar al falso dios, es matar al “Guardián del Umbral”, es decir, vencer y subyugar a la falsa entidad que ha usurpado durante tanto tiempo el puesto de la Divinidad.

 

- El final es una nueva prueba. Todo fue invertido en la conse-cución del logro final, incluso Evolet. Pero precisamente aquí comienza la leyenda, porque es la prueba el vencimiento total de la ilusión, simbolizado en la ilusión más poderosa, la muerte. Evolet resucita demostrando así que “La Luz de Dios nunca falla”.

 

- Por último, el iniciado unido a su Cristo, son los nuevos y verdaderos regentes de su mundo. Esto es la Voluntad Divina dirigiendo la vida del individuo.

 

ENSEÑANZAS ESPIRITUALES

 

Muestra una síntesis del proceso iniciático, de lo que debe ser logrado a medida que te desenvuelves espiritualmente, y de todo lo que te acompaña a través del mismo:

 

- En cuanto el discípulo está dispuesto, ya le acompaña el Maestro, mostrándole lo correcto, impulsándole y protegiéndole.

 

- El Cristo Interno ya está como esperanza y promesa de victoria, desde antes de que el estudiante ni siquiera sea consciente de su misión.

 

- En el Espíritu no caben las falsas apariencias. Los logros demostrados deben ser reales. El discípulo debe primero demostrar su honestidad.

 

- El discípulo no necesita tener fuerza externa sino interna, por eso no importaba que fuese o no un gran cazador, sino que lo que le dará la victoria es la confianza, el discernimiento, la sabiduría y sobre todo su gran compasión, porque todo esto le lleva a superar el miedo propio, e incluso el de aquellos a quienes lidera.

 

- Para vencer el mal, o sea, todo lo que nos limita y nos atemoriza, es necesario contar con nuestros recursos positivos y utilizarlos (tribus aliadas o pandavas).

 

- Aunque en ocasiones pueda parecer que todo está perdido, hay que saber que siempre y únicamente “La Luz de Dios nunca falla”. Finalmente, con seguridad, resucitaremos.

 

(Comentado por Mª Jesús Pérez y Fela Galván)