TRANSLATOR

Select language


"El Ilusionista"

(Neil Burger, 2006)

SENTIDO GENERAL

 

   Esta es la historia del estudiante que descubre, a la Luz del Maestro, los poderes divinos innatos y comienza a desarrollarlos hasta alcanzar tal poder sobre ellos que le permiten rescatar al Cristo Interno, que está aparentemente secuestrado por la personalidad, y unirse a él.

 

   Todo es una gran ilusión en la que nos desenvolvemos para descubrir nuestros poderes divinos, a través de los cuales podemos controlar dicha ilusión, y alcanzar la Realidad. 

 

   Muestra la habilidad que se requiere del discípulo para dominar la ilusión y usarla a su antojo en provecho de su propio avance Espiritual, y en provecho de todo aquel que sea capaz de ver más allá de su propia nariz. Aquí se pone de manifiesto la importancia de poner a la mente inferior de nuestra parte, usando las artimañas que sean necesarias, siempre en orden Divino por supuesto, ya que este cuerpo mental inferior es de hecho el puente que nos sirve para polarizarnos hacia el Ser Superior, el Espíritu; y siendo que hay que pasar por él, hemos de saber cómo hacerlo para que nos sirva realmente de puente. Una de las claves de la película está en mostrar cómo debe ser tratado el cuerpo mental inferior para que cumpla su función, es decir, para que sirva a los intereses elevados del Espíritu.

 

BANDA SONORA: (Pulsar play)

   The Illuisionist

   Main Theme

   Philip Glass


SIGNIFICADO DE LOS PERSONAJES

 

             Personaje     Significado  
     EISENHEIM

 Discípulo Espiritual 

 Iniciado

     MAESTRO MAGO   Maestro Ascendido  
   SOPHIE  Cristo Interno
   INSPECTOR UHL

 Aspirante Espiritual

 Mente inferior en transmutación   

   REPRESENTANTE  Discípulo de Eisenheim
   PRÍNCIPE LEOPOLD      Personalidad
   EMPERADOR  Presencia Yo Soy
   NIÑOS

 Discipulos espirituales

 Grupo espiritual

   TEATRO  La Vida
   ESPADA  Poder Divino
     

 

EISENHEIM: el nombre significa "fuerte-hogar". Representa al discípulo espiritual. A través de la película se le sigue la pista desde que era pequeño y empezaba a interesarse por la magia, es decir, por los aspectos metafísicos de la vida, hasta que logra el control de los poderes espirituales, se convierte en un iniciado, y se vuelve a su vez un instructor.

 

   Eisenheim, Uhl y Leopold, son tres aspectos de una misma persona, del discípulo Espiritual. Por una parte Eisenheim simboliza la parte más elevada y Superior del discípulo, enfocada en conseguir los logros que habrán de llevarle a la Unión con el Cristo (Sophie), nuestro protagonista solo vive para eso, trabaja para dominar las apariencias (la energía), de forma que pueda así llegar a salir del entorno que le rodea. 

 

MAESTRO MAGO:  representa al Maestro Ascendido que aparece en el momento oportuno para alentar en el discípulo el interés por lo que los sentidos no pueden percibir, es decir por el desenvolvimiento de sus poderes latentes. Aparece junto a un árbol, símbolo de crecimiento espiri-tual; y le muestra una flauta, símbolo del sonido espiritual.

 

SOPHIE: es el Cristo Interno. Pertenece a la aristocracia, es decir, es de una clase social superior, indicando así su rango espiritual. Cuando el discípulo es joven tiene un primer contacto con ella, pero como aún no se ha desenvuelto no puede sostener dicho contacto. Luego será rescatada por él, cual Bella Durmiente, de las garras de la personalidad.

 

INSPECTOR UHL: es un seguidor fiel de la ley pero no cree en la magia. Puede analizarse como un estudiante que al comienzo no cree sino en la ley humana; pero a través del contacto con el discípulo espi­ritual, éste termina siendo su instructor y le abre a nuevas posibilidades más altas. Pero más acertadamente podemos verlo como el cuerpo mental inferior del discípulo espiritual, que es transmutada por la acción del iniciado. 

   Es la mente inferior, analítica, que en un principio trabaja para la personalidad que es el poder institucionalizado (Leopold), pero por otro lado no puede evitar, como analítica que es, estudiar y contemplar otras posibilidades, tales como que la magia existe, sobre todo cuando lo está viendo con sus propios ojos. Es claro que por muy lista y hábil que quiera ser la mente inferior, el Ser Espiritual siempre se la va a poder jugar, y la va a poder utilizar para conseguir sus propósitos. Así es de hecho como debe ser. 

 

REPRESENTANTE: es un discípulo de Eisenheim.

 

PRÍNCIPE LEOPOLD: representa la perso-nalidad y lo mundano, que se mueve por el egoís­mo y la vanidad. Es un príncipe porque la personalidad cree que reina en la conciencia pero en realidad es un puesto usurpado. Quiere desenmascarar al iniciado porque se siente amenazado por él, porque en el fondo reconoce su poder y teme que recobre su puesto. Simboliza lo más inferior del ser humano, la personalidad que debe ser crucificada; es egoísta y fría, y solo está al servicio de si misma. Aparentemente es la que manda en el mundo de la forma, pero esto solo es otra ilusión más. Leopold (la personalidad), quiere poseer a Sophie (Cristo Interno), no porque la ame, sino porque su unión con ella forma parte del entramado que tiene ideado para derrocar al Rey, su Padre (Presencia), para conseguir hacerse así con el Poder Soberano sobre el mundo que le rodea, intentando usurpar un trono que si bien le corresponde por herencia, no se ha ganado. Por supuesto sus malas artes no pueden tener un final feliz. En el último momento vemos como nuestro aprendiz de Mago triunfa sobre el mundo de la forma y por lo tanto sobre su aspecto inferior.

 

NIÑOS: representan discípulos espirituales principiantes. En su encuentro con ellos, Eisenheim les enseña que no son pobres, que tienen todo lo que nece-sitan y les muestra lo que el poder divino puede hacer por ello. Es una pequeña lección sobre la Conciencia de Abun-dancia. A lo largo de la película, los niños estarán con él en varios momentos, como sus discí-pulos.

EL TEATRO: Escenario de la Vida. La diferencia con la calle es que aquí “la ilusión” se maneja conscientemente, sabiendo que es solo ilusión.

 

ESPADA: símbolo del poder divino o espiritual. Se vuelve contra quien la usa mal, porque la Ley Espiritual se cumple por sí misma. Cuando Eisenheim se la pide al príncipe pregunta: "¿De dónde surge el poder? ¿De la sangre o del destino del derecho divino?"; y a continuación alude a la leyenda de la espada del Rey Arturo, para cuestionar el derecho a reinar del príncipe.

 

EPISODIOS DESTACADOS

 

- El encuentro con el Maestro: al comienzo de la película es una de las escenas más especiales. Es un encuentro envuelto en el misterio, pero que sin embargo le revela su destino y lo coloca en el Sendero consciente. El árbol es una representación maravillosa del crecimiento que así él iniciaría. Un árbol crece y se desenvuelve para luego dar frutos, cobijo a otras criaturas, sombra…

 

- Es un gran observador: Los poderes no consisten en algo contranatura sino en una comprensión mayor de la vida, basada en buena parte en la observación, como por ejemplo el truco de la pelota que descubre dónde está observando la mano pálida.

 

- Eisenheim y Sophie se conocen: justo en su primer encuentro siendo unos niños. En este momento nuestro protagonista consigue atraer la atención de Sophie haciendo gala de su capacidad de concentración en lo que le ocupaba, que era justo el dominio de lo “imposible”, ella va detrás de él a su encuentro y él le muestra lo que sabe hacer, el cierto dominio que tiene sobre la ilusión. Sophie (Cristo Interno), pertenece a la nobleza (rango Espiritual Superior), mientras que nuestro ilusionista es apenas un niño Espiritual, que todavía no esgrime el suficiente poder sobre el mundo de la forma y de la ilusión, como para conseguir desaparecer junto con ella de ese mundo engañoso e inferior. Así, el deseo de escapar los dos juntos a un lugar lejano y maravilloso, muy diferente del que habitan en ese momento (escapar de la ilusión), se ve truncado. Pero he aquí que el amor ya ha nacido entre ellos, así como la promesa de la Unión. 

 

- El reencuentro en el Teatro: sobre el escena-rio, que simboliza el ma-nejo consciente de la ilusión por parte de Eisenheim, ya que sabe que está actuando, y que hay un truco detrás de la ilusión; él lo sabe, pero no así el resto de las personas del Teatro. Así pues es justo en este lugar (o estado de Conciencia), que tiene lugar el reencuentro con su amada Sophie (el Cristo Interno). Sophie y Eisenheim se reconocen, la chispa salta y se reaviva la Llama del amor entre ellos. A partir de aquí, Eisenheim, como discípulo despierto, y con cierto crecimiento espiritual, cuenta ya, por lo tanto, con un cierto dominio sobre el mundo de la forma y sobre si mismo, y comienza a trabajar con un solo objetivo... unirse a Sophie.

El corazón colgante: con la apertura secreta, es el símbolo de la ubicación del Cristo Interno, que está en la cámara secreta del corazón. Él lo fabrica porque el iniciado es el que debe restablecer el vínculo perdido con su Conciencia Crística. Sophie se siente presa, como el Cristo Interno, es un esclavo por amor. Ella conserva el colgante que representa el vínculo que la une al iniciado.

- Enseña la Verdad: Cuando en escena Eisenheim pide un vo-luntario que no tema la muerte, el príncipe se ofrece pero su naturaleza cobarde queda mani-fiesta porque a quien envía es a Sophie. Luego la ilusión consiste en ma­tar la imagen de ella en el espejo, es decir, descubrir la verdad interna sin las máscaras de la personalidad. El reflejo en el espejo es la ilusión, que al ser destruida deja ver la Verdad.

 

   En su espectáculo Eisenheim enseña muchas cosas al público que se convierten así en discípulos, en distintos grados. Una de las cosas que les dice es que todo puede ser explicado, todos los misterios develados. Esto es que lo que nos parece misterioso es sólo porque no sabemos cómo funcionan, cuál es la ley que rige su actuación. Así  les revela que la búsqueda de la Sabiduría elimina todos los misterios.

 

   También le enseña que la muerte no existe como tal, sino como un paso dentro de la vida, de la permanencia del alma.

 

    Además habla de una nueva era de moralidad y de una República Espiritual.

 

- Los viajes de Eisenheim: había pasado años en Asia y en Oriente y el único misterio que permanecía era por qué su corazón no podía olvidar a Sophie. Sus años de viajes es todo el período de estudios espirituales, pero al final el verdadero misterio que debe ser resuelto es el del Cristo Interno. Es como quien dice, el último velo a descorrer, hasta poder enfrentar, cara a cara, a la propia Naturaleza Divina Interna.

 

- Eisenheim engaña a Uhl: dando muestra de una habilidad maravillo-sa, consigue poner a Uhl (mental inferior), total-mente a su servicio, o sea, al servicio del Ser Espiritual. Para conse-guir esto Eisenheim se vale de la ilusión. Aquí puede parecer un juego sucio, me refiero al en-gaño al que somete a Uhl, pero de hecho no es así, ya que Uhl para ser convencido necesita de pruebas físicas que verifiquen los hechos, y precisamente por eso Eisenheim le coloca todas las pistas falsas, pero... ¿Qué realmente tienen de falso las pruebas? ¿Acaso Uhl no se mueve siempre en un mundo falso en su totalidad, o sea en el mundo de la forma y de la ilusión? Nada hay de falso entonces, al menos no más que el mundo que siempre le rodea, el que el es capaz de comprender. Así pues, sucede que Eisenheim le da a Uhl lo que el necesita ver para conseguir de este modo realizar su plan, el Plan Divino que se resume en hacer efectiva su unión con su Cristo (Sophie), para escapar con Ella a un idílico y elevado lugar (otro nivel Superior de Conciencia). La realización de todo este perfecto Plan solo puede ser llevado a cabo por una Mente Superior, Pura Inteligencia Divina ante la cual, la mente inferior resulta ser una pieza de ajedrez correctamente movida.

 

- Leopold muere: es lógico que Leopold (personalidad), muera justo antes del desenlace, y que esto suceda por su propia mano. El círculo se cierra, es decir sus propias creaciones negativas se vuelven contra él. Así, resulta ser muy simbólico el hecho de que se suicide, ya que eso es lo que ocurre con todo lo negativo, que se destruye a si mismo por obra y gracia de su propia creación. Leopold es su propia victima y su propio verdugo.

- El desenlace: todo se de-sarrolla rápidamente, y de una manera aparentemente inespe-rada. Eisenheim logra despistar a todos y consigue a su amada, de este modo continua lo que quedó en suspenso siendo ni-ños, ahora sí, él cuenta con el suficiente poder, ha madurado y puede ejercer perfecto control sobre las circunstancias aparentes y vencerlas.

 

   La forma en que Eisenheim consigue que se revele la verdad es magistral. Puede decirse que no forzó nada, sólo dejó que la propia ilusión del mundo fuera desentrañando todo. Simbóli-camente está también muy bien: Sophie muere a los ojos de Leopold, es decir, para la personalidad el Cristo ha perecido, pero la razón es precisamente que él ha usurpado su energía, así que él es el responsable y así queda revelado. El iniciado será el que la rescate, y él mismo, una vez logrado, desaparece del mundo (no sin antes revelar su sabiduría a su discípulo Uhl) y se une al Cristo en los Planos Superiores, representados por el lugar en las montañas donde se reúne con ella.

(Comentado por Charo Arroyo y Fela Galván)