TRANSLATOR

Select language


"Invictus"

(Clint Eastwood, 2009)

SENTIDO GENERAL

 

   Maravillosa y emocionante película, en la que podremos disfrutar de la Bondad Pura de un iniciado, Mandela. Me ha enseñado su humildad, su sencillez y su gran inteligencia y perspectiva. Por su-puesto lo que más destaca es su gran capacidad para perdonar, pero más allá de eso le admiro por su visión y su capacidad para captar una oportunidad que fácilmente podría haber pasado desapercibida, como así fue para casi todos los que le rodeaban. Esta película me ha parecido inspiradora para todo aquel que anhele servir y transmitir un poco de luz y de paz en el mundo. No solo por Mandela sino por todos los demás que colaboraron con él y se dejaron guiar, especialmente Francois. Éste fue capaz de percibir la grandeza de su instructor, a pesar de sus antece dentes, y también de darse cuenta de la grandeza de su plan y sumarse a él. Así que también se aprende a confiar en el instructor y a dejarse guiar por él en una colaboración mutua.

 

   Por último, una pequeña reflexión: si un simple juego puede unir en una situación tan grave, es que no estamos tan sepa-rados, sino que es una tremenda ilusión. Así pues, la labor del instructor es ayudar a superar la ilusión para transcenderla y llegar a nuevos estados más altos y libres.

 

BANDA SONORA: (Pulsar play)

Invictus

Madiba's Them

Kyle Eastwood y Michael Stevens


 

SIGNIFICADO DE LOS PERSONAJES

  

     Personaje      Significado  
          MANDELA

 Iniciado

 Instructor

   FRANCOIS  Discípulo avanzado 
   EQUPO DE RUGBY  Discípulos de Francois   
   GUARDAESPALDAS   Discípulos
   ASISTENTES  Discípulos
 

 HABITANTES DE LA

 REPÚBLICA DE SUDÁFRICA   

 Díscípulos
     

MANDELA: gran iniciado y gran servi-dor. Es el Instructor; en este caso es un instructor de masas. Aunque estuvo en-carcelado era y es un hombre verda-deramente libre: en su pensamiento, en sus sentimientos y en su espíritu. Le llaman Madiba que es un título de honor otorgado por los ancianos de la tribu africana en la que nació, y que representa su grandeza espiritual.

 

 

FRANCOIS: discípulo de Mande-la y a su vez instructor de su equipo, que colaboró en el tra-bajo y servicio de su instructor.

 

EQUIPO DE RUGBY: grupo de discípulos instruídos por Fran-cois.


GUARDAESPALDAS: grupo de discípulos que aprenden acerca de la unidad, de la fraternidad y también cómo tratar con amor a los demás.

 

ASISTENTES DE MANDELA: otro grupo de discípulos que además colaboran también en el Plan que lleva adelante Mandela.

 

HABITANTES DE LA REPÚBLICA DE SUDAÁFRICA: discípulos de Mandela, conscientes o inconscientes, y objetos de su servicio. Pueden ser vistos en dos grandes grupos: blancos y negros. La instrucción y el plan de asistencia y auxilio es para ambos grupos, y el resultado de ello será la NACIÓN ARCOIRIS.

 

 

EPISODIOS DESTACADOS

 

- En la primera escena ya se dibuja el campo de servicio en el que se va a desarrollar la película: dos partidos de rugby, divididos por una valla; a un lado un equipo blanco rico y al otro un equipo negro pobre. Muestra gráficamente el contraste del país.

 

- Impacta que nada más salir de la cárcel, después de tantos años preso, Mandela esté dispuesto a servir a su país, tanto a quienes lo mantuvieron encarcelado como al resto. Impacta porque tenía que enfrentarse a la opinión pública que lo consideraba un terrorista y a la que lo consideraba un santo, y por supuesto, también porque todo ello comenzó con un perdón verdadero y absoluto.

 

- Maravillosa la escena en el Palacio Presidencial cuando reúne a los trabajadores blancos y les dice que no los va a despedir sino que son necesarios; que el pasado es el pasado y hay que mirar al futuro: «necesitamos y queremos vuestra ayuda para servir al país; hagan lo que puedan, lo mejor que puedan, y con buena voluntad, y serviremos de inspiración al mundo entero.» Y así blancos y negros empiezan a trabajar juntos.

 

 

- También es de destacar cuando se dirige a los negros y les dice que debe reinar la paz y arrojar al mar los machetes y cuchillos. «Nunca más dejaremos que esta tierra viva la opresión de unos por otros y sufrir la humillación de ser repudiados por el mun-do.» Comienza su mandato con este mensaje de amor. Marca una nueva era en Sudáfrica.

- Otro momento importante es cuando el jefe de los guardaespaldas se queja de que tiene guardaespaldas - blancos y Mandela le contes-ta: «la nación arco-iris em-pieza aquí, la reconciliación empieza aquí, el perdón también empieza aquí; el perdón libera al alma, disipa el temor, por eso es un arma tan poderosa.»

 

- Coincide que es elegido presidente justo a un año de un evento deportivo mundial: el campeonato de rugby y para avanzar al país esto supone una gran oportunidad. No es que le interesara el rugby sino que fue lo suficientemente ágil para ver y aprove-char la oportunidad que ese evento iba a suponer para llamar la atención de todos y para unir al país. Más que nada, el Iniciado lo que ves es la oportunidad. El rugby fue la herramienta.

 

 

- Francois estaba influenciado negativamente por su padre en contra de Mandela, y a pesar de eso, Mandela le conquista.

 

- Encantador el carácter de Mandela: es cercano, cordial, los conocía a todos, los miraba, no los consideraba invisibles (p.e. a los guardaespaldas), detallista. El Maestro Ascendido Pablo, el Veneciano, comenta que el discípulo se delata en lo pequeño. Saluda a todos (blancos y negros) con el mismo respeto y cariño. Es humilde, cercano, humano y servidor. Quiere que todos sonrían, hasta los guardaespaldas, y él también sonríe siempre. Siempre jovial, siempre piropeando, siempre sonrien-do. Que siga haciendo él mismo su cama puede ser observado como un signo de humildad y sencillez.

 

- Cuando le dicen que tiene que descansar, Mandela dice que ya descansó bastante en la cárcel. Dice a menudo vamos a seguir trabajando porque hay muchas promesas que cumplir. Recordé cuando ante el mismo reclamo, Juan Pablo II decía que ya descansaría cuando muriese. El iniciado siempre tiene algo que hacer, porque es inegoísta, totalmente altruista. Por ejemplo trabaja mientras ve el partido, el que sirve no tiene tiempo para sí mismo. Ni siquiera para su propia familia. Cuando le preguntan por su familia, él responde que su familia son 42 millones. Es un sacrificio pero elegido por amor. Aún así, como dice el guarda-espaldas, no es un dios, sino un hombre, y eso significa trabajo y sacrificio. Por cierto, incluso a los guarda-espaldas les cuesta seguir el ritmo de Madiba.

 

- Cuando se entera de lo que cobra también vuelve a mostrar su altruismo al donar un tercio. En muchos aspecto recuerda a la Madre Teresa de Calcuta.

 

 

- Cuando le tiran un refresco saliendo del estadio, el guardaes-paldas dice «menos mal que no lo vio», y el otro le dice que sí que lo vio, que lo ve todo. Mandela no reacciona; eso es el perdón en acción constante.

 

- Cuando el comité deportivo se reúne para eliminar al equipo, su bandera e insignia, Mandela les dice que en la cárcel aprendió a conocer al enemigo para vencerles, pero una vez vencido ya no hay enemigos y que ahora son compañeros de democracia. «Si les arrebatamos lo que más aman les perderemos a ellos, y los necesitamos para unir al país. Vamos a sorprenderles precisa-mente con aquello que ellos menos esperan de nosotros, con compasión, templanza y generosidad. No es el momento de aplaudir venganzas absurdas, hay que reconstruir el país con todos los ladrillos de que disponemos. Me eligieron para que les dirija, déjenme hacerlo.» Este es un discurso claro, contun-dente, valiente y exigente también. Así, lo que para todos era una tontería, Mandela lo usó como pieza clave para el logro de un bien mucho mayor. El deporte se convirtió en el depósito de la inspiración elevada que les uniera. Mandela sabía que tenía que elevar el país porque les dijo que el país se tenía que sentir grande. Aún así no hubo apoyo unánime, lo cual muestra cómo el que sostiene la Visión es el que lidera la avanzadilla que empujará al resto. Como dice el Amado Sanat Kumara, «allí donde hay una corriente de vida que es el control maestro de su mundo emocional, hay cientos que se reflejarán en él». Una gran responsabilidad asumida magistralmente por Madiba.

 

- Así, al no quitar la bandera y el equipo de los blancos, en lugar de eliminar lo anterior, lo transmutó, lo convirtió en un signo positivo. Lo querían eliminar porque simbolizaba el apartheit. En lugar de eliminarlo y crear otra cosa, lo convirtió en el símbolo de la unidad, lo transmutó, lo renovó. El himno de los segre-gados se convirtió en el himno de todos.

 

- Más ideas interesantes: la minoría sigue dominando el país; debemos tener una visión más alta y conquistar a esa minoría. No es una maniobra política sino humana. «No debemos alimentar la espiral de desconfianza hacia nosotros o nos destruirá a nosotros mismos también.»

 

 

- Cuando se reúne con Francois es una escena muy bonita: se ve como lo va inspirando sin decirle directamente lo que quería, como los Maestros que sólo insinúan, al tiempo que inspiran. Le sirve y al tiempo lo enrola para el servicio del país. Lo acerca diciéndole que los ingleses les han dado muchas cosas buenas (como el té), valorando otra vez lo pequeño para impulsar lo grande. Busca el lado bueno de las cosas y las hace crecer. Se muestra humilde cuando le pregunta cómo hace para liderar a su equipo y él le dice con el ejemplo, denotando también sabiduría, pero Mandela la amplia explicándole que la inspi-ración hace que la gente pueda ser mejor de lo que cree ser, y que el trabajo de otros también les puede inspirar como una poesía o una canción.

 

- En esta misma reunión sigue hablando de que todos debemos superar nuestras expectativas para reconstruir nuestra nación; pensar en grandes logros para provocarlos, no limitarnos. Insiste en la idea de lo “nuestro”. Francois con los blancos, Mandelas con los negros, y todos juntos. Enseña a corregir a través del perdón y no de la venganza. Así que la lección más importante es el perdón.

 

- Cuando la novia le pregunta a Francois cómo es Mandela, le responde que no ha conocido a nadie como él en su vida. Y ante la pregunta ¿Y qué quería? Responde «Creo que quiere que ganemos.» Francois lo vio sin que se lo dijera directamente. Mandela era consciente del poder de la inspiración y se reunió con Francois para ese propósito claro.

 

- Frente a la crítica de su hija, no cedió a la oportunidad de ga-narla e igualmente la corrigió: «solo piensas en tus sentimien-tos, eres egoísta, así no se puede ayudar a la nación.» Fue duro y directo. Era lo correcto y seguía educándola.

 

- Otra cosa que refleja el carácter de Mandela es cuando le da la pulsera de la mujer para que la devuelva y ella le dice porqué no la tira, y él responde porque no es mía. En algo tan pequeño que lo respetara indica mucho.

 

- Francois se dirige al equipo para informarles que tienen que ir por los pueblos a regalar balones y jugar con los niños. Ellos no quieren y él, muy consciente de la oportunidad que Mandela está aprovechando y dando, les dice «ya no somos solo un equipo de rugby, no po-demos pensar solo en no-sotros. Los tiempos cambian y nosotros debemos cambiar con ellos.» Así, también él les instruye sobre el perdón y la unidad. Igualmente con el himno que no querían cantar, cuando les dice: «la canción es Dios bendice a África, y lo necesitamos ¿verdad?» Así se hacen conscientes de que ya no cumplían un motivo humano (ganar) sino un motivo divino, inspirar a todo el país para unirlo.

 

- Las escenas en las que el equipo van a los poblados a jugar con los niños es muy significativa. Plantando la semilla de la unidad desde los más pequeños, garantía de futuro. Mandela está más atento a estas cosas que a los asuntos de papeleos y reuniones. Mandela era consciente de que Chester destacaba demasiado, o sea, de que eran necesarias semillas futuras de deportistas negros.

 

- Muy bonito cuando los guardaespaldas juegan juntos; peque-ñas muestras de que su plan va adelante.

 

- Otra cosa interesante es lo que Mandela responde en la entre-vista cuando le increpan que en la cárcel él estaba en contra del equipo: «si yo no voy a cambiar como voy a esperar que los demás lo hagan.» No se ofendió y dio el ejemplo.

 

- Cuando Mandela le da el poema a Francois es un gesto de transmisión de la enseñanza del Maestro al discípulo.

 

- El niño que estaba junto al coche de policía que va acercándose poco a poco, representa de forma muy gráfica el acercamiento de dos perspectivas antes muy lejanas.

 

- La visita a la cárcel aporta a Francois y al resto del equipo una perspectiva más completa de cómo se forjó el carácter de Mandela. Francois se eleva por encima de lo cotidiano y ve la grandeza del alma de Mandela y de su plan. La visión de Mandela le mira, algo así como que en la cárcel ya estaba proyectando el servicio futuro. Es una conexión más allá del tiempo, en el pasado Francois ya iba a formar parte del plan. Francois está impactado: ¿cómo después de 27 años en la cárcel, salió perdonando?

 

- Otra cosa que muestra el carácter profundo de Mandela es cuando le dicen que el otro equipo es muy fuerte y que tienen un ritual que intimida; dice que quiere saber como ganarle. Otro dice buscar cómo desconcentrarlos y él dice que no quiere desconcentrarles a ellos sino ver cómo ganar nosotros. No es necesario perjudicar al otro sino inspirarnos, porque este país necesita sentirse grande. Sigue predominando el motivo elevado.

 

- Es significativo que en el estadio, con las caras pintadas, no se distinguía el color de la piel. Los colores del equipo unió todos los colores, el país arcoiris. Y además todo el público canta y les inspira unidos.

 

- Al final los conquistó. Mandela conquistó a los blancos con el perdón y el amor. Los instructores son conquistadores.

 

- Al final del partido cuando le preguntan a Francois si era consciente de que había ganado gracias al apoyo de los 23 millones de negros, él responde que ganaron gracias al apoyo de los 42 millones de sudafri-canos: el discípulo sigue los pasos de su maestro, buscando la unidad.

 

- Muy bonito cuando ambos (Mandela y Francois) se agradecen mutuamente lo que han hecho, el servicio conjunto.

 

- Al final dos manos elevan la copa, una de cada raza, pero au-nadas en una doble victoria, humana y divina.

 

 

- Para terminar vamos a desta-car el texto tanto de la canción que aparece en la película y el himno, como la poesía que ins-piraba y rescataba a Mandela:

 

CANCIÓN:

 

Sea cual sea la situación hay que levantarse y luchar.

9000 días para dar gracias al dios que fuere.

Me levantaré una y otra vez.

Todos los colores son uno.

Doy gracias al dios que fuere.

Doy gracias al Dios que fuera por mi alma inconquistable.

Hay que aprovechar la ocasión y levantarse,

9000 días para forjar una suerte,

9000 días para dar gracias al Dios que fuere.

 

 

HIMNO DE SUDÁFRICA

 

Dios bendiga a África

que alce su gloria; escúchanos, Señor

bendícenos, Señor a nosotros, tus hijos.

Señor, te rogamos que protejas nuestra nación,

Intervén y cesa todos los conflictos.

Protégenos, Protege nuestra nación,

protege a Sudáfrica, Sudáfrica!

De nuestros cielos azules,

De lo más profundo de nuestros mares,

Sobre nuestros montes eternos,

donde resuenan los ecos por las peñas

Suena el llamado a venir juntos,

y unidos permaneceremos en pie,

Vivamos y luchemos por la libertad

en Sudáfrica, nuestra tierra.

 

INVICTUS

William Ernest Henley

 

Desde la noche que sobre mi se cierne,

negra como su insondable abismo,

agradezco a los dioses si existen

por mi alma invicta.

 

Caído en las garras de la circunstancia

nadie me vio llorar ni pestañear.

Bajo los golpes del destino

mi cabeza ensangrentada sigue erguida.

 

Más allá de este lugar de lágrimas e ira

yacen los horrores de la sombra,

pero la amenaza de los años

me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

 

No importa cuán estrecho sea el camino,

cuán cargada de castigo la sentencia.

Soy el amo de mi destino;

soy el capitán de mi alma.

 

(Comentado por Paco Peñate y Fela Galván)