TRANSLATOR

Select language


"El Mercader de Venecia"

(Michael Radford, 2004)

SENTIDO GENERAL

 

   Esta es la historia de la conquista de la naturaleza inferior, la cual, en justicia, deberá ocupar su propio puesto dejando paso a la Verdad, al Amor y a la Piedad (Compasión y Misericordia).

   La película muestra a la perfección cómo funcionan las Leyes Divinas, y cómo la vida nos ofrece la oportunidad de hacer lo correcto hasta el último momento.

  La perso­na­lidad cree que sus deseos están justificados y por eso se atreve a defenderlos incluso bajo la Ley, pero obcecada por sus ambiciones no se da cuenta de que la oportunidad de corregirse y hacer lo correcto está llamando a su puerta, y como consecuencia de ello pierde todo por la misma Ley a la cual se acoge. Finalmente la Naturaleza Superior pone Orden Divino, de tal forma que cada quien obtiene lo que en conciencia merece: el iniciado alcanza la Conciencia Superior y la personalidad es despojada de todo poder.

 

   Es interesante comentar que Shakespeare (seudónimo con el que escribía el Maestro Saint Germain cuando fue Francis Bacon) incluye como personaje representativo de la Justicia a Porcia, nombre que coincide con su Complemento Divino Lady Portia, que además es Diosa de la Justicia y la Oportunidad.

 

BANDA SONORA: (Pulsar play)  

   El Mercader de Venecia

   With Wand ring Steps

   Andreas Scholl - Jocelyn Pook


 

SIGNIFICADO DE LOS PERSONAJES 

 

          Personaje:    Significado:
   ANTONIO  Instructor espiritual
   BASSANIO  Discípulo espiritual
   SHYLOCK  Conciencia inferior, fuerza siniestra
 

 PORCIA/BALTAZAR

 Cristo Interno
   VELARIO  La Ley Divina
   LORENZO Y JESSICA  Condiscípulo con su Cristo Interno 
   GRACIANO Y NERISSA    Condiscípulo con su Cristo Interno
   CRIADO  Discípulo aspirante

 

 

ANTONIO: Es el mercader, guía y mecenas de Bassanio y representa al Instructor Espiritual. Entre él y Bassanio hay una amistad muy especial, muy cercana e íntima, en el sentido interno y espiritual. Anto­nio “apuesta” con absoluta confian­za por su pupilo hasta el punto de arriesgar su integridad física y su posición, cuando Bassanio le pide ayuda. Antonio accede además por-que la peti­ción de Bassanio le llevará al encuentro con su Cristo Interno, y así el instructor hace de intermediario entre la naturaleza humana y Divina del discípulo. El ins­tructor es el avalista del discípulo, en cierto sentido responde por él, mientras lo lleva al encuentro con su Cristo Interno.

   Antonio es más consciente de la realidad, de hecho él mismo afirma que ve el mundo como es, un escenario. Está decep-cionado de la vida porque ya conoce cuál es la verdadera Realidad. También durante todo el proceso de enjuicia­miento muestra su noble carácter, especial­men­­t­e al final cuando perdona a Shy­lock la multa, a pesar de que no le dejen.

 

BASSANIO: Es el pupilo de Antonio y el pretendiente de Porcia. Representa al dis-cípulo espiritual. Mantiene una relación de confianza, amistad y complicidad con An-tonio, y sabe que puede acudir a él cuando siente el anhelo de alcanzar al Cristo (Porcia), para que le ayude. Es noble, aunque pobre, y le mue­ven elevados ideales, como la compasión y la valentía, tal y como lo deja ver en la elección de los cofres. También posee un alto sentido de justicia.

SHYLOCK: Re­presenta la conciencia mun-dana e inferior (también la Fuerza Si­nies­tra). Es prestamista: toda actividad especulativa es fuerza siniestra. Todos le abandonan. Es ava­ri­cioso, manipulador, rencoroso y des­con­fiado, y manipula la Ley según su conveniencia. Mantiene encerrada a su hija, o sea, no permite que su na-turaleza divina se exprese. 

   Aunque pare­ce que quiere ayudarle, a la larga pretende destruir a Antonio, como muchas situaciones del mundo que parecen ayudar en el Sendero, pero a la larga suponen una trampa. En este caso la trampa va desti­nada al Instructor, porque él es el que conduce a otros al Sendero, y haciéndole daño a él, hay mayor repercusión. Sin embargo, Shylock será al final ejemplo de los efectos kármicos negativos, y aunque trata de acogerse a la Ley para justificar sus actos y deseos, finalmente la ley se cumple para disgusto de él, quien recibe “lo merecido”, perdiéndolo todo, incluso su religión. 

PORCIA: Es la bella dama cuya mano desea Bassanio. Representa al Cristo Interno. El padre de Porcia (o sea, la Presencia Yo Soy), dejó una “lotería calculada”, a través de la cual se esco-gería el esposo de ella. De la misma forma que la Maestra Ascendida Lady Portia es Diosa de la Justicia y de la Opor­tunidad y Portavoz de Tribunal Kármico, también el Cristo Interno es el administrador del Karma, nuestra Diosa de la Justicia individualizada, así que la representación es perfecta.

   Actúa guiada por el juicio de su padre y confía en él (el Yo Soy). Aunque parece que fuese un juego, que inter-viniese el azar en la elección del preten­diente, insiste en que es calculada porque sólo el merecedor hará la elección correc­ta, tal y como luego ocurre. Además, dicha elección coincidirá con el “corazón” de Porcia, delatando así que todo fue en armonía y Orden Divino.

   Ella es un gran abogado, una “Doctora en leyes”. Es bella, inteligente, vale­rosa, compasiva, mise­ri­cordiosa, bondadosa. No se amedrenta ante la dificultad y le gusta ayudar y buscar soluciones. En ningún momento se la ve dudar, temer o vacilar. En cada momento sabe lo que debe hacer y siempre que está presente, es ella la que dirige toda la situación.

   Porcia vive en una isla, en lo alto de una colina, como el Cristo Interno que igualmente está res­guar­dado como en una isla en nuestro corazón y localizado en un alto estado de conciencia. En Mu­chas escenas, la cámara la enfoca en alto, delatando el carácter superior del personaje. Su palacio es luminoso y de colores claros en contraste con los otros escenarios y personajes que son presentados más oscuros. Todo alrededor de ella es luminoso, claro y puro.

   Ella se disfraza (de BALTAZAR) para imbuirse en el mundo y así ayudar. La ayuda la ofrece con una justicia per­fec­ta. Tiene un conocimiento perfecto de la Ley y en su aplicación es ecuánime y justa, al tiempo que trata de despertar la piedad y la compasión en el acusador, lo cual supone un difícil equi­librio, que Porcia (como portadora de la balanza de justicia) sabe alcanzar. Sin tergiversar la ley con­sigue Justicia Divina allí donde parecía que la justicia humana iba a resultar contraria a la Divina, con gran ingenio, destreza y firmeza admirables.

   Como representante de la Ley de Oportunidad, en varias ocasiones coloca a los personajes en situaciones a través de las cuales se prueba su poder de discernimiento y de escogencia. Además, continuamente emite juicios de sus pretedientes porque ella puede conocer la verdadera motivación en el corazón de ellos.  

VELARIO: Representa la Ley, o en otro sentido a la Junta Kármica. El Cristo Interno consulta con él para luego actuar de acuerdo a la Ley y a lo que en justicia le corres­ponde a todos los implicados en el juicio. De hecho, Porcia se presentará en nombre de Velario, indicando así que en su asistencia, el Cristo Interno sigue también la Ley Superior.

 

JESSICA Y LORENZOLa historia de ellos es paralela a la de Por­cia y Bassanio, y se parece en muchos aspectos. Representa que la misma historia de la con­quista de la Naturaleza Divina, el Cristo Interno, ocurre una y otra vez, con cada discípulo espiritual.

   Por su parte Jessica, al ser hija de Shylock representa su siguiente estado de conciencia, más li­bre, más generoso y bondadoso, o sea, es el despertar espiritual. Ello se representa porque huye de su padre, del estado antiguo, y lo hace para irse con un cristiano, que en este caso simboliza una enseñanza espiritual superior. Por eso, al final, ella es la heredera de todo lo que su padre había perdido kármicamente.

 

CRIADO DE SHYLOCK: Estaba con Shylock porque pensaba que, al ser más rico, viviría mejor; pero al “sufrir” lo contrario, se decide a irse con Bassanio, quien sí que le tratará bien. Se trata de aquel estudiante que había escogido la senda del mundo (riquezas, placeres…), pero que descubre que todo es falso y que no le lleva a ninguna parte buena; y todo ello le lleva a unirse a Bassanio que para él se convertirá en su instructor espiritual. Su cambio de vestido representa este cambio de conciencia.


NERISSA: Es la asistenta de Porcia. Ella junto con GRACIANO, al igual que Jessica y Lorenzo, representa tam­bién a otro estudiante y su Cristo. Es nuevamente una trama secundaria paralela a la principal, dela­tando nuevamente que esta misma historia ya ha sido vivida y seguirá siendo así para todos aquellos que pisen el Sendero Espiritual. Son condiscípulos.

 

 

EPISODIOS DESTACADOS

 

- Porcia tiene muchos pretendientes. Los mu-chos pretendientes son los distintos aspectos del iniciado, el orgullo, la va-nidad, la ambición... Pero su escogencia ya está de­finida: es la Naturaleza Superior.

 

- Hay dos tipos de es-cenarios claramente dife-renciados. El primero es Vene­­cia y representa la conciencia inferior o el plano mental inferior. Fue creada artificialmente, indicando así que es un producto de la conciencia humana. Es oscuro y triste. Hay rencor, ambición, vanidad, margi­na­ción, etc. Hay un ambiente que parece de liberación, pero sin embargo los hombres se colocan más­­ca­ras tras las cuales se esconden para visitar ciertos lugares o hacer algunas cosas, así que en rea­lidad lo que pasa es que las gentes están dominadas por sus deseos. Los Festivales de máscaras que allí se celebran remarcan que representa la ilusión del mundo.

 

   El segundo escenario es Velmonte, la isla y el palacio donde vive Porcia, y su nombre significa “Monte Bello”. Este representa la Conciencia Elevada, el Plano Mental Superior, y ello se puede ver en la luminosidad y en los colores con que es presentado. En sus jardines se observan muchos triángulos, símbolo a menudo utilizado para eludir al Cristo Interno. Porcia siempre viste como una princesa y siempre tiene una especie de aura luminosa a su alrededor. A menudo se la ve junto a la ventana con un rayo de luz incidiendo sobre ella. 

- Cuando Bassanio explica a Antonio su plan de conquis-ta de Porcia, éste rápida-mente se da cuen­t­a de la gran oportunidad que supo-ne, y por ello accede a ayudarle a pesar de las di-ficultades que le su­pon­drán. Para ello se valdrá del mundo (Shylock) aunque ello suponga arriesgar su sangre (símbolo del Espíritu) en la empresa. Negociar con el yo inferior es siempre arriesgado. Antonio dice que no hay problema porque espera recibir tres veces el triple, numeración que denota relación con el Cristo Interno, porque es lo que alcanzará Bassanio, a Porcia, el Cristo Interno. Antonio asume el karma de su discípulo. Hoy en día esta antigua costumbre de los Gurús ya no es necesaria.

 

- Cuando Shylock descubre que su hija se ha marchado parece sufrir por su pérdida, pero rápida­mente este sufrimiento es sustituido por uno, para él, superior al comprobar que se había lle­vado el dine­ro y las joyas, llegando a desear que le devuelvan a su hija muerte si con ella llegan las joyas. De hecho el deseo de venganza cobrando la libra de carne de Antonio no surge cuando le han robado a su hija, sino cuando se entera de que ha perdido su dinero. Todo esto delata las verdaderas motiva­cio­nes de Shylock.

 

- Porcia, siguiendo las instrucciones de su padre para la selección de su esposo, presenta a cada pretendiente tres cofres entre los cuales debe escoger. Cada cofre es de un material y está acom­pa­ñado por una pista en forma de frase. Al abrir el cofre cada uno encontrará el resultado de su elección: una revelación acerca de sus motivaciones.


   El cofre representa el tesoro en los cielos, es decir, contiene las cualidades, virtudes y capaci­da­des que has cultivado. Así, cada pretendiente tenderá a escoger el cofre según su propia naturaleza y al abrirlo quedará delatado en cuanto a la misma.


   El primer pretendiente se presenta como un hombre seguro de sí mismo y de su éxito. Escoge el cofre de oro porque el texto que le acompaña le dice que si lo elige a él tendrá lo que muchos hom­bres desean, interpretando, erróneamente, que si muchos lo desean debe ser valioso. En respuesta se encuentra con una calavera, símbolo de muerte y destrucción, y una anotación que le dice que no es oro todo lo que brilla, es decir que no todo lo que resulta atractivo a los sentidos y a la personalidad es verdaderamente valioso.


   El segundo pretendiente es un personaje altivo, orgulloso y vanidoso. Él escoge el cofre de plata ya que éste afirma que quien lo elija tendrá lo que merece exactamente, creyéndose merecedor de grandes cosas. Este también se equivoca y al abrir el cofre se encuentra un muñeco bufón, y la ano­tación “vino un payaso y se despiden dos”, delatando cuán engañosa es la actitud orgullosa y también cómo hace parecer a la visión de los demás.

   Por fin Bassanio esco-ge el cofre de plomo. Éste viene acompañado de un texto que le avisa de que al escogerlo debe estar dispuesto a dar y arriesgar todo cuanto tiene. Él está dispuesto a sacri­ficarlo todo por Porcia, el Cristo Interno, y por eso escoge adecuadamente y al abrir el cofre encuentra un retrato de Porcia, símbolo de que el Cristo se muestra al iniciado, y una nota que le felicita por haber escogido no según los ojos, diciendo “tú que no eliges por lo que se ve, mereces más fortuna que los demás”, porque significa que ha sido guiado por la visión interna.

- Al escoger correctamente Bassanio gana la mano de Porcia y ésta le regala un anillo, símbolo de alianza, de unión. Con él va una ad-vertencia que se convertirá en una futura prueba, a través de la cual se demos-trará si realmente está dis-puesto a sacrificarlo todo cuando así se le requiera en justicia. Esto ocurre cuando tras ganar el juicio a favor de Antonio, Baltasar (Porcia disfrazada) le pide en pago el anillo. Bassanio al principio no accede, pero luego sí, fallando en la prueba. Sin embargo el Cristo Interno siempre perdona.

 

- Shylock se presenta en el tribunal diciendo que ha venido en busca de justicia, y justo entonces aparece Porcia disfrazada de Baltasar, presentándose como un gran doctor en leyes y representante del gran Velario, o sea, la Ley o Quienes la encarnan. Shylock acude a la ley como justificación de sus propios deseos de venganza y todo el tiempo los justifica, argumentando a través de los deseos y vicios de los otros. Pero cuando Porcia interviene ella apela a la piedad y a los elevados deseos. No se impone pero sí muestra la nobleza que está contenida en la compasión. Es una primera oportu­nidad que le ofrece a Shylock de remediar el daño hecho y hacer lo correcto a tiempo de sufrir peores consecuencia. Porcia ya lo tiene todo calculado, ya sabe como resolver la injusticia de la situación, pero sin embargo le ofrece esta oportunidad, que Shylock rechaza. Así actúa la vida con todos, ofre­ciendo una y otra vez oportunidades, muchas de las cuales o bien no vemos o bien rechazamos, experimentado entonces lo que llamamos karma negativo.

 

   Durante este juicio, Bassanio nuevamente demuestra sus buenas cualidades, ofreciéndose él mis­mo como pago de la deuda, expresando que sacrificaría todo para salvar a Antonio.

 

   Finalmente Porcia, esperando hasta el último momento, movida por la compasión hacia Shylock, re­suelve todo el conflicto con justicia divina y no sólo Antonio se salva sino que Shylock recibe su merecido. Shylock no puede negar el veredicto porque la misma fue en base a la Ley, a la que él mis­mo se acogía. La condena es que pierde todos sus bienes materiales y se vuelva Cristiano, en suma que evolucione, aunque sea obligado, abandonará así los placeres del mundo y tendrá que reorientar­se hacia algo más elevado. 

 

 

ENSEÑANZAS ESPIRITUALES

 

- Justicia humana y Justicia Divina coinciden cuando toda decisión, todo acto, todo juicio… es inspirado por el Amor y la Compasión.

 

- La llave que abre el cofre de nuestro corazón, la realización de nuestra Naturaleza Divina, es el Amor y la capacidad de Sacrificio, como un acto de voluntad que señala que se está dispuesto a todo lo que sea necesario para el cumplimiento de la Voluntad Divina.

 

 

Libro:   "Metafísica en la Obra de Shakespeare"



(Comentado por Mª Jesús Pérez y Fela Galván)