TRANSLATOR

Select language


"Odette,

una comedia sobre la Felicidad"

(Eric-Emmanuel Schmitt, 2007)


SENTIDO GENERAL

 

   Esta película versa sobre la crisis experimentada por el estudiante espi-ritual cuando comprende que lo que siempre había buscado no es lo que le traerá la felicidad, y que ha vivido en base a clichés ilusorios; y de cómo a través de dicha crisis buscará la ayuda de su instructor, que le sanará y le enseñará que la felicidad proviene del Amor Puro y de la búsqueda de la felicidad de los demás.

 

 

BANDA SONORA: (Pulsar play)

   Bruxelles

   Odette Toulemonde

   Nicola Piovani

   



PERSONAJES Y SUS SIGNIFICADOS

 

             Personaje     Significado
 

 ODETTE TOULEMONDE  

 Instructora espiritual

 

 ESPOSO DE ODETTE

 Presencia Yo Soy

   BALTHAZAR BALSAN  Discípulo espiritual
   JESÚS  Cristo Interno
   RUDY  Discípulo avanzado
   SUE ELLEN  Aspirante a discípula 
   NOVIO DE SUE ELLEN  Personalidad
   COMPAÑEROS DEL TRABAJO   Masa ignorante
   VECINOS  Naturaleza inferior
   OLAF PIMS  Mente concreta, mundana  
   ANTUAN  Antiguo discípulo
   LIBROS  Enseñanza espiritual
   HOGAR DE ODETTE  Ashram
   PLUMAS ROSAS

 Pensamientos elevados

     

ODETTE TOULEMOUNDE: representa a la instructora espiritual. Ella habita en este mundo pero vive en un estado de conciencia diferente del resto, más elevado, más feliz. Es elegante y bella internamente, por eso no se maquilla. Está siempre en actitud de servicio y es capaz de mirar más allá de las apariencias. Además, está en contacto con su Conciencia Crística, el Maestro Jesús. Su nombre Odette significa “riqueza, joya, tesoro”. En cuanto a su apellido, Toulemonde, significa “como todo el mundo” y también “Don-nadie”: para el mundo corriente el instructor espiritual puede parecer poco importante, pero está caminando el Sendero que “todo el mundo” deberá recorrer. Balthazar la llama su Hada Madrina, reconociendo el efecto mágico que su presencia tiene en su vida. 

 

BALTHAZAR BALSAN: Su nombre significa “el protegido de Dios”. Es el discípulo espiritual. Es algo avanzado pues ya realiza una labor de asistencia a las personas a través de su obra. Vive una crisis, un momento de cambio, a través del cual las condiciones se mueven para que pueda entrar en contacto con Odette, su instructora, quien le ayuda primero a sanar y luego le enseña a amar de verdad y a ser verdaderamente feliz.

 

JESÚS: representa al Cristo Interno de Odette. Los procesos por los que pasan Odette y Jesús son paralelos y son siempre representados simbólicamente por el Maestro Jesús. Lo que le ocurre a Jesús es la explicación interna de lo que están experimentando Odette.

 

OLAF PIMS: es el crítico que precipita la crisis de Balthazar por lo que dice de él y porque se queda con su mujer. Representa la conciencia mundana y también la mente intelectual, que rechaza todo lo que es bueno y elevado, considerándolo poco impor-tante.

 


EPISODIOS DESTACADOS

 

 

 

- Lo primero que destaca de la película es su atmósfera de felicidad, de ternura, de magia y de buen humor. De hecho comienza así, con un correcto buen humor que desdramatiza las situaciones duras de la vida (cuando le dice a la chica que ha sido golpeada, que ella también se había dado contra las puertas cuando estaba enamorada). Ya en esta escena se deja ver el carácter bondadoso, atento y servicial de Odette. Desde el principio se ve que vive en otro estado de conciencia. Su vida externa es normal y corriente, tal y como significa su apellido (“Don-nadie”), pero internamente es un ser muy rico, con un corazón de oro y una gran felicidad interna. Cuando piensa o ve algo bonito, ella se eleva, puede volar, y aunque siga en la Tierra, se sitúa en conciencia por encima de lo mundano. Cuando va leyendo por la calle o en la guagua, su cara se ilumina (la luz brota del libro), y se comienza a elevar. Cuando hace las tareas de casa canta y baila y todas las cosas toman vida y baila con ella. Es una verdadera practicante de la Enseñanza Espiritual.

 

 

 

- Odette ya conoce al estudiante, pero este no la conoce a ella aún. Sin embargo, ella es experta en su obra y le ama porque conoce al verdadero ser que hay detrás del escritor. Balthazar, está demasiado enredado y seducido por las cosas del mundo para darse cuenta de que lo que necesita está frente a él. Aún así, sus libros prestan un servicio a muchas personas y como por sus obras los conoceréis, Balthazar está a punto de vivir una crisis que le permitirá avanzar a través del contacto con el instructor. 

 

 

- La casa de Odette es sencilla pero cálida. Sin embargo, la casa de Balthazar es lujosa pero fría. Representan las dos conciencias, divina y humana.

 

- Curiosamente que lo que critica Olaf Pims es precisamente lo que hace de Balthazar una buena persona, capaz de ayudar a muchas personas de todo tipo y condición. Lo que para muchos es muy valioso, para el crítico son pensamientos vacíos, porque es incapaz de ver por encima del nivel de la mente concreta, y encima cree que su criterio es el bueno y se enorgullece de ello. Al decir que es el escritor ideal para los pobres de espíritu, aunque la intención es ser un insulto, en realidad delata que Balthazar es un estudiante espiritual. Su representante le dice que es demasiado amable y buena persona, como si fuese malo. Y mientras Odette piensa “no pude decirle lo importante que es en mi vida”, expresando así lo que en el mismo momento puede ocurrir a nivel humano en contraste con el nivel divino. Si el estudiante no sufre una desilusión del mundo, es difícil que busque refugio en el Ashram.

 

- Lo de la sección de lencería, esconde una gran explicación de la Ley de Mentalismo, al revelar que las dependientas empeza-ban a ponerle demasiada atención a sus pechos y por esos terminaban enfermándose.

 

- Es encantadoramente divertida la respuesta de su hijo Rudy cuando Odette teme escribir la carta a Balthazar: “también hay peluqueros calvos”. Es decir, puedes entender algunas cosas aunque aún no las hayas realizado completamente, y también eso tiene valor. En el Camino hacia la Perfección, no somos perfectos.

 

- La carta de Odette a Balthazar es de una ternura maravi-llosa. El contenido de la carta es una lección de felicidad y un reconocimiento del potencial del estudiante: “fue como si descorriese las cortinas y entrara la luz. Para todas las vidas, incluso para las más miserables, hay motivos para alegrarse, para reír, para amar… las personas humildes como yo en realidad tienen mucho mérito… He aprendido a respetarme, a quererme un poco, a convertirme en la Odette Toulemonde que hoy se conoce a sí misma. Una mujer que cada mañana abre los postigos con alegría y los cierra cada noche también con alegría.”  Así, cual moderna Ramakrishna (quien entraba en samadhi al escuchar cantar a su discípulo), también Odette entraba en éxtasis divino a través de los libros de su discípulo.

 

 

- En el segundo encuentro de Odette con Balthazar, aunque este no la recuerda, sí puede ya conocer su nombre, místicamente, el significado de su naturaleza, lo que puede representar para él. De hecho, en esta escena él conoce el significado de su nombre que proviene de la protagonista de una novela prusiana “En busca del tiempo perdido” (esto es real), título muy significativo también porque representa lo que los estudiantes tratamos de hacer cuando comprendemos cuál es el verdadero sentido de la vida y cuánto hemos malgastado el tiempo en otras cosas.

 

- Ahorcarse equivale a caer en lo más profundo de la crisis, pero también a la insatisfacción completa por parte de lo mundano. Cuando ya nada del mundo le atrae es cuando por fin se da cuenta de que el instructor está ya esperándole (encuentra la carta).

 

- Que Balthazar acuda a casa de Odette es como “tomar refugio” en el instructor, en el ashram, en la Enseñanza. Las respuestas de Odette son todas claras y directas y delatan el amor verdadero que ella siente por él.

 

- Odette no sabe quién es el crítico pero sí quien es la Madre Teresa, porque ella no da valor a los logros humanos sino a los divinos.

 

- Odette le enseña que las cosas no son tan complicadas como creemos. Le impulsa a seguir escribiendo, a no rendirse. Y también le ayuda a darse cuenta de que la manera de alcanzar la felicidad es buscando la de los demás. 

 

 

- Balthazar se da cuenta de que su vida está llena de clichés, es decir, de que ha vivido condicio­nado y no libre, como él creía, tratando de aparentar lo que no es para agradar a otros y no viviendo así su propia vida. Al darse cuenta de todo esto es cuando va en busca de su hijo y “lo rescata”. Esto significa que comienza a darle importancia a lo que realmente lo tiene, por eso se lo lleva a Odette para que le dé clases de felicidad.

 

- Pero Balthazar debe demostrar que su cambio es verdadero y sus intenciones correctas, y por eso Odette le rechaza porque aún no ha entendido que su motivación no puede ser egoísta.

 

- Lo que le ocurre a Odette se va representando simbólicamente en las escenas en las que aparece Jesús. Cuando Odette acoge a Balthazar, Jesús está lavando los pies a unos chicos, símbolo de servicio altruista y de humildad. Cuando Odette es criticada, Jesús se hiere en la mano. Cuando se va a poner mala, Jesús está cargando la cruz y le dice que no está muy bien, pero le adelanta que mejorará. Este paralelismo delata el papel de Jesús como Cristo Interno de Odette.

- Es muy significativo cuando Odette le explica a Balthazar que no está enamorada de él sino que lo ama. Esto es, que no se trata de amor humano sino divino, impersonal e in-condicionado. Y esto produce un estallido de felicidad en Balthazar porque experimen-ta el Puro Amor Divino.

           

- Balthazar no puede huir de su vida para irse con Odette, el estudiante no puede huir de su vida para dedicarse al mundo espiritual, sino que debe resolverla, corregir lo que está mal y liberarse por amor. Cuando lo logra es cuando comprende que la gente busca la felicidad donde no puede encontrarla, fuera de sí mismo. Y el título de su último libro delata su nuevo entendi-miento: “La Felicidad de los otros”. Esta es la clave para encontrar la propia felicidad. Ahora quiere hacer feliz a Odette y no solo ser salvado por ella, y por eso “es confiada” a él.

 

- El final está cargado de símbolos de unión y elevación de conciencia: se van juntos, la casa tiene una buhardilla ilumi-nada, se elevan hasta la luna. 

 


ENSEÑANZA ESPIRITUAL

 

   Vivir feliz es un estado de conciencia que debe ser cultivado y realizado en cada cosa que se haga, desde poner la mesa hasta leer un libro.

 

   Lo que es importante para la mayoría no es necesariamente lo que te dará la felicidad sino aquello que te ponga en contacto con lo más puro, sencillo y bondadoso de su corazón.

 

   La verdadera felicidad se halla en amar con pureza todo lo que contactamos y a través de ese amor puro tratar de procurar la felicidad en los demás, porque a través de esa búsqueda nos ponemos en contacto con lo más elevado que hay en nosotros mismos.

 

   Las cosas no son tan complicadas, sólo hay que amar.

 

(Comentado por Fela Galván)