TRANSLATOR

Select language


"Gandhi"

(Richard Attenborough, 1982)

 

 

 

   La vida de esta Alma Grande o Mahatma,

   llevada a la pantalla.

BANDA SONORA: (Pulsar play)

  Gandhi

  Discovery of India

  Ravi Shankar & George Fenton


BREVE COMENTARIO

 

   Siempe es un gran privilegio poder acercarnos tanto a la vida como al pensamiento de un ser tan especial como Mahatma Gandhi. Esta película está basada en su autobiografía, y por eso es de agradecer al Maestro que haya posibilitado tal acercamiento, al escribirla.

 

   Tenemos aquí un relato rico en detalles, descripciones, pensamien-tos, sentimientos profundos, etc... En definitiva, esta película nos acerca a la Mente y Corazón, verdaderamente, de un Alma Grande.

 

   Son varios los aspectos que pueden sorprender, por inesperados. Se tiende a pensar que un hombre como él, siempre debió ser perfecto. Como en otros muchos casos, es normal mitificarlo. Así que observar sus dudas, debilidades y flaquezas puede resultar sorprendente. Pero una vez vuelto a la realidad, más que una mala cosa, es algo esperanzador. Si alguien tan tímido y apocado, con tantas dudas, había vencido las dificultades para llegar a convertirse en un Gran Servidor, todos los demás que intentamos andar el mismo sendero, también podremos alcanzarlo, si así lo deseamos.


 

   En cuanto a  esto, es interesante observar su evolución y ver cómo un defecto era transformado, con el paso del tiempo, en una virtud (una verdadera transmutación). Por ejemplo: su timidez, que al principio le impedía moverse, una vez vencida se convirtió en una protección (como él mismo dice: era un escudo de silencio).

 

   En otros asuntos, sin embargo, puede resultar muy duro, por ejemplo en su intransigencia hacia su esposa, hijos y discípulos. Es complicado ponerse en la mentalidad de un instructor de masas, como era el caso. Quizás también impactan sus problemas con Kasturbai, su esposa, en los primeros años de convivencia. Pero es fácil constatar que esta misma intransigencia era la fuerza que le permitió ser perseverante y firme en sus luchas contra las injusticias sociales, así como en sus luchas consigo mismo (era claramente auto-exigente).


 

   Es muy inteligente considerar la vida como un gran experimento, tal y como hacía Gandhi. Esta visión permite una mayor apertura de conciencia, mayor capacidad de observación, y un desprendimiento emocional de las situaciones muy útil porque permite un enfrentamiento a ellas más científico y objetivo y, por tanto, resolutivo.

 

   Además, contamos con otra riqueza: la película está llena de reflexiones espirituales y morales. La más clara es, sin duda, su firmeza y rectitud, y junto a esto, su fuerza para luchar por la justicia. Hace que muchas de nuestras preocupaciones cotidianas pierdan importancia. La lección más bonita en este punto fue aquella en la que Gandhi manifiesta que la fuerza necesaria para su servicio le llegó precisamente cuando su motivación para el mismo era algo Superior (Divino). Quizás por esto mismo él seguía considerando insignificante a pesar de su labor.


 

   Otra lección que enseña con su actitud es su total convenci-miento; lo que esotéricamente es llamado "finalidad única". Una vez superadas las dudas iniciales, una vez hecha la determina-ción, nada le separaba de hacer lo que debía. Es admirable su valentía al enfrentarse al Gobierno o a los Tribunales. Verda-deramente es un gran ejemplo de que la fuerza real está en el interior.


 

   Otro aspecto a destacar es su  universal visión de las religiones y su modo de vivir la espiritualidad. De entre las biografías conocidas de iniciados y maestros, es uno de los mejores ejemplos de aplicación objetiva y práctica de la vida espiritual, en especial en lo referente a considerar el Servicio como el Ideal.


 

   Para terminar, dos ideas ligadas entre sí expresadas en la vida del Mahatma: la importancia de vivir la certeza de la constante Presencia de Dios en nuestras vidas; y el conocimiento de que Dios nos quiere "a salvo", mostrándose a menudo como una advertencia que nos indica cuándo nos estamos desviando de la senda correcta.


(Comentado por Fela Galván)