TRANSLATOR

Select language


"Ágora"

(Alejandro Amenábar, 2009)

 

SENTIDO GENERAL

 

   Esta película narra en la lejana Alejandría del siglo IV la vida de un personaje real, Hipatia una mujer adelantada a su tiempo, gran matemática, astróloga y buscadora de la Verdad en la decadencia del Imperio Romano, quien en encarnaciones posterio-res fuera la gran teósofa Annie Besant. Hipatia era hija de Teón, director de la Biblioteca de Alejandría, que le dará el mejor de sus regalos, permitirla Ser.

 

   Fuerte, amorosa, con gran sentido común y capaz de perseverar hasta el final en su trabajo por la humanidad con un pensamiento central en su corazón, todos somos hermanos, en medio de una lucha de poderes políticos y sobre todo religiosos, donde el fanatismo es el protagonista.

 

BANDA SONORA: (Pulsar play)

    "Ágora"  

    "A Boat Experiment"

    Dario Marianelli


 

SIGNIFICADO DE LOS PERSONAJES

 

                   Personaje     Significado 
   HIPATIA  Instructora espiritual 
   ORESTES  Discípulo avanzado 
   ASPASIO  Discípulo fiel
   SINESIO  Discípulo caído
   DAVO  Discípulo caído
   CIRILO Y AMONIO    Fuerza siniestra
   TEÓN  Conciencia anterior
   PARABOLANOS  Mano de la fuerza siniestra  
   BIBLIOTECA  Aula, ashram
   FARO  Símbolo de la Luz que guía
   AGORA  El mundo
     

HIPATIA: Representa a la Instructora espiritual. Astrónoma, matemática y filósofa. Hipatia fue una destacada científica y un símbolo de tole-rancia en su Alejandría natal. Era una mujer apasionada por el cono-cimiento. Contiene la luz de la película e ilumina todo lo demás. Hipatia es el faro. Ella gestiona la belleza de la película, que es la transmisión del conocimiento, y representa el pensamiento y la belleza. Es maestra y aprendiz al mismo tiempo.

 

   Considerada por sus Discípulos como "Señora, hermana y madre”. Como señora porque era sabia y sentían respeto por su instructora. Como hermana, porque Hipatia fomentaba la igualdad; decía: “Si dos cosas son iguales a una tercera, todas son iguales entre sí”; y "son más las cosas que nos unen que la que nos separan”. Y como madre porque era protectora –cuida a sus hijos-, altruista y fomentaba la unión entre ellos.

 

ORESTES: representa a un discípulo espiritual avanzado de Hipatia. En un principio lo conocemos como un discípulo especialmente soñador. A lo largo de la película, asume las responsabilidades militares y polí-ticas de la ciudad, convirtiéndose en la cabeza visible del Imperio Romano en Alejandría. Es un líder nato, que se deja vencer por los extremistas a pesar de su amor por su instructora.

 

ASPASIO: Discípulo espiritual de Hipatia. Esclavo de Hipatia. Ha estado con ella siempre. Admite su posición de esclavo y la ayuda tras la muerte de su padre en sus estudios e investigaciones. Puede representar el conformismo, pero a su vez, representa la fidelidad incondicional a pesar de todo.

 

SINESIO: Discípulo espiritual de Hipatia. Es uno de sus alumnos más brillantes, y un cristiano firmemente convencido. Tras convertirse en obispo de Cirene, mantuvo una relación extensa de amistad con su maestra a través de cientos de cartas. Su búsqueda de la verdad ha cambiado respecto al modo en que la busca Hipatia. Ella escoge la ciencia, Sinesio la religión.

 

DAVO: Discípulo caído. Esclavo de Hipatia. Es un personaje clave que nos permite conocer cómo fun-cionaba el entorno de Hipatia, la sociedad grecorromana y el Mundo Antiguo en general; cómo se entendía la esclavitud en el siglo IV. Davo duda si convertirse en cristia-no. A través de él, conocemos el cristianismo en sus primeros años. Cómo pasó de ser una religión perseguida a ser una religión dominante. Se convierte en parabolano, que era una facción religiosa muy característica de la época. Un grupo de monjes que empezó siendo una orden de ayuda a los más necesitados y acabó convirtiéndose en un brazo armado de la Iglesia. Davo quiere formar parte desespe-radamente de ese círculo y no puede. Siendo esclavo, Davo siente que nunca va a alcanzar las cosas que desea. Se convierte en cristiano porque necesita una casa, quiere una familia, quiere ser aceptado, emprende una búsqueda, durante toda la película se está buscando pero nunca se encuentra, se desorienta, por-que termina por intuir que ha elegido a la familia equivocada.

 

AMONIO: simboliza la fuerza siniestra. Representa lo peor del Cristianismo. No es un malo sin más, es un fanático que se deja llevar por la violencia. Alguien capaz de arrastrar a nuevos fieles, alguien capaz de hacerle ver a Davo que el Cristianismo se basa en la compasión y la caridad, pero no la entiende. Representa la ignorancia del ser humano.

 

CIRILO: representa la fuerza siniestra. Cirilo es, sin duda alguna, un líder. Un líder que intenta multiplicar la fortaleza de los Cristianos de Alejandría, pero que poco a poco transforma ese deseo de unión y fortaleza en necesidad de poder, ambición. Representa nuevamente la ignorancia del ser humano.

 

TEÓN: Conciencia antigua de Hipatia. Director de la segunda biblioteca de Alejandría. Era, además, padre de Hipatia, filósofo y matemático. Teón es un hombre al que le dis-gustan profundamente los fanatismos. Su origen es pagano y observa el avance de las religiones desde la filosofía. Sí, es un filósofo, pero, al igual que su hija, mira hacia arriba para encontrarle sentido a todo: al hombre, al mundo, a las estrellas, a las matemáticas.

 

PARABOLANOS: representan a la garra de la fuerza siniestra. Eran una especie de milicia formada por monjes, que en sus comienzos prestaban un gran servicio público: se encargaban de los enfermos, los leprosos y los muertos; ayudaban en un montón de tareas públicas. Pero en poco tiempo se convirtieron en rectores del comportamiento público de la gente, e incluso hacían trabajos sucios. Se atrevían a decirle a la gente cómo debían vestirse, actuaban como órgano de control. Finalmente, terminaron por convertirse en un brazo armado del obispo Cirilo, algo así como un pequeño ejército personal, que nos da la idea de cómo los cristianos pasaron de víctimas a verdugos.

 

BIBLIOTECA: Ashram. Símbolo de Sabiduría y Conocimiento. Es la visualización del corazón de Hipatia. Hay tres espacios donde ella se muestra de verdad: por un lado, los espacios para el conocimiento, con-tenidos en el aula (sabiduría), el tejado (reflexión), y el tercero es la biblioteca, donde está el sentimiento de Hipatia.

 

FARO: Símbolo de la Luz Divina que Guía. El faro, considerado en aquellos tiempos como una de las siete maravillas del mundo.  

 

ÁGORA: Plaza pública en  las ciudades griegas, lugar de reunión o discusión. El Ágora simbólicamente, es el planeta, donde tenemos que convivir todos. En nuestro día a día, convivimos con agnósticos, ateos, musulmanes, cristia-nos, judíos... y todos tenemos que levantarnos por la mañana y comenzar el día. Ágora es la historia de una mujer, de una ciudad, de una civilización y de un planeta.

 

 

EPISODIOS DESTACADOS

 

- Lección de Unidad: En una de las clases de Hipatia se da un encuentro entre Orestes y Silesio por ser éste cristiano. Hipatia les dice: “Es mucho más lo que nos une, que lo que nos separa”.

 

   Que verdad tan grande y que necesario tenerla presente en nuestras vidas cotidianas, sobre manera en los asuntos Kármicos que tienden a separarnos de la conciencia de Unidad que nos lleva de vuelta a casa. Esta película nos habla precisamente de esta pérdida de identidad común, como hijos, todos, de la misma fuente, que está tan clara en Hipatia.

 

 

- Somos seres libres: En los baños los hombres comentan a Teón, director de la Biblioteca de Alejandría y padre de Hipatia, que por qué no la casaba con Orestes y él les contesta que casar a Hipatia con un hombre sería como matarla, Hipatia ha de ser libre.

 

   En realidad todos, casados, solteros, en pareja o en familia, hemos ser libres de mente y corazón para andar nuestro camino desde nuestro propio discernimiento. En muchas ocasiones permitimos que las relaciones sean una distracción en vez de una fuente de iluminación.

 

   Cuando Teón está mal herido, cerca de desen-carnar,  le dice a su hija “yo solo quería que fueses libre”, a lo que Hipatia le responde, “YO SOY LIBRE”.

 

   Libre de sus bajos deseos, de su personalidad, y por lo tanto libre para elegir, como Iniciada que era. En realidad todos somos libres, lo que pasa que poco a poco hemos utilizado esa libertad para esclavizarnos, ¡Qué bueno que cada vez somos más conscientes!

 

- Sinceridad de propósito necesaria en el Sendero: Están quemando a los judíos que han matado y Davo le dice a Amonio: “Yo fui perdonado (por Hipatia), ¿Cómo es que yo no soy capaz?, Jesús perdonó a los judíos en la cruz”. Amonio le contesta: “Jesús era Dios y solo él puede mostrar tanta piedad”. Otro parabolano le dice: “¿Te atreves a compararte con Dios?”

 

   He aquí una clara interpretación de las Escrituras en propio interés, teniendo en cuenta que el propio Maestro Jesús dijo “Lo que yo hago y mucho más podéis hacer vosotros”. Y es que la personalidad siempre está buscando la forma para eludir el trabajo personal a realizar.

 

 

- Descanso necesario: Hipatia está confundida y le pregunta a Aspasio, (su esclavo fiel) “¿Qué puedo hacer?” A lo que Aspasio, muy sabiamente le responde: “descansar señora”.

  

   El estudiante espiritual y por supuesto el instructor, ha de saber parar y descansar, guardándose de la obsesión. Lo que trae más claridad al cesar de presionar y cerrar con nuestro intelecto el canal de descenso de las ideas Divinas.

 

- Apertura al cambio: A destacar cuando Hipatia toma conciencia de que puede estar limitándose por sus creencias y dice: “Tengo que considerarlo todo de nuevo…”

 

   Tenemos que estar preparados para desapegarnos, llegado el momento, de los que nos ha guiado en nuestro camino, de nuestra verdad, de todo. Ya que avanzar es ampliar conciencia y para dar cabida a lo nuevo hay que dejar atrás lo viejo que ya prestó su servicio y ahora puede entorpecer. En el Sendero, es necesaria una mente preparada para una renovación continua. La verdad que creemos conocer hoy es solo un pequeño peldaño de una gran escalera. 

 

 

- Evolución constante: Sinesio le dice a Hipatia que tiene que creer, a lo que ella responde: “Tú no puedes cuestionar lo que crees, yo debo”.

 

   El verdadero estudiante espiritual, más una Iniciada, debe cuestionarse lo escrito, reflexionar, discernir y usar su sentido común para poder seguir adelante con su Sendero, no desde una creencia dogmática, sino construyendo una fe constatada por la aplicación.

- El instructor guía al alma, no a la personalidad: Por último, cuando Orestes le ruega a Hipatia que no le deje (aunque es él el que ya la ha dejado a ella sin darse cuenta) porque sin ella no podrá derrotar a Cirilo, ella le contesta: “Cirilo ya ha - vencido”.

 

   El estudiante no es siempre consciente de la personalidad. Sus deseos egoístas, le han vencido y le pide a su  instructora lo que ésta no puede hacer, trabajar para su personalidad. Ella trabaja para su Corazón, que tiene deseos mucho más puros y elevados.

 

 

ENSEÑANZAS ESPIRITUALES

 

- Impacta cómo en un entorno tan oscuro cuando aparece Hipatia en escena todo cobra una luz diferente. Aunque el estudiante espiritual se vea rodeado de circunstancias extremas, nada es imposible, si domina las pasiones y armoniza sus cuatro vehículos inferiores siempre manteniendo su pensamiento en el Mental Superior.

 

- “Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa”. Pueda yo sostener estas palabras de Hipatia presentes en cada instante de mi vida por menos importante que parezca, porque ésta es la llave maestra que limpiará mi corazón del miedo y el egoísmo que me separan del Verdadero Amor.

 

 

- Está película intenta mostrar la realidad humana en contexto con todas las especies de la Tierra, y a la Tierra en el contexto del Universo. Mirar a los seres humanos como hormigas, y a la Tierra como una pelotita más que va girando junto con un montón de estrellas.

 

- Ágora es, en muchos sentidos, una historia del pasado sobre lo que está pasando ahora. Un espejo para que el público mire y observe desde la distancia del tiempo y del espacio, descubra sorprendentemente que el mundo no ha cambiado tanto.

 

   En Alejandría vemos reflejado lo más hermoso y lo más oscuro del ser humano. La fascinación por conocer es una cualidad humana realmente maravillosa. Y al mismo tiempo tenemos la capacidad de ser corruptos y de juzgar a otros.   

 

- Ágora es, no sólo el ágora de Alejandría, sino el ágora que simboliza nuestro planeta, ese punto, esa bola, donde confluimos todos los seres humanos, que a veces nos amamos, a veces nos odiamos, a veces nos peleamos. Además, Ágora tiene la “o”, que es un círculo, en el centro y la película trata sobre el círculo. El Ágora en realidad  es la Tierra. Esta película trata sobre eso, sobre nuestro lugar en esa roca llamada Tierra, que flota a su vez en el cosmos.

 

   Los seres humanos parecemos pequeñas hormigas. Pero en lugar de unir fuerzas para avanzar nos decimos: “Ah, usted es musulmán, y usted es judío, y usted es cristiano”. Y a todo aquel que vemos diferente a nosotros lo consideramos malo. En la película se refleja lo mejor y lo peor del ser humano a una escala extrema.

 

 

LA MÚSICA

 

  Dario Marianelli, autor de la Banda Sonora de Ágora dice:

 

    "Ágora es una gran película, que necesita una gran orquesta y unas voces muy potentes que amplificarán la sensación de estar dentro de la pantalla, de participar en todo el desconcierto de sentirse dentro del conflicto o viajando entre nebulosas. He incorporado una voz, una cantante procedente de Irán que canta piezas de música nómada en un dialecto que nadie entiende si no es iraní. Se llama Pavin Cox y canta de una manera muy particular, relacionada con el culto a Zoroastro que dio origen a una tradición  minoritaria dentro de la música persa. En mi cabeza, la veo como una voz que está por encima de las luchas de poder en Alejandría, algo más cercano al coro de las tragedias griegas. Como cuando vemos la Tierra desde el espacio. Como si algún tipo de Divinidad llorara por la miseria de la humanidad mientras la mira desde lejos."

 

(Comentado por Alfonso García, Elena López, 

Mª del Carmen Arroyo, María Peña y Marina Seoane)