TRANSLATOR

Select language


"La Guerra de las Galaxias III"

"La venganza de los Sith"

(George Lucas, 2005)

SENTIDO GENERAL

 

  Con este episodio, la saga ya está al completo y todo lo que estaba pendiente de explicar ha quedado resuelto, y muy bien, por cierto.

   En esta ocasión se trata de la parte del Sendero Espiritual que pocas veces es retratada, y en este sentido ha sido bastante explí­cito y detallado. No hay otra película que haya dado de esta manera una descripción de lo que le ocurre a un discípulo cuando es tentado por la magia negra (el lado oscuro de la fuerza) y además cede a la tentación (cae).  Esta es la historia de la caída de un discípulo espiritual y su futura redención.

 

BANDA SONORA: (Pulsar play)

   Star Wars Episode III

   Anakin's Fall to the Dark Side

   John Williams

 


 

PERSONAJES Y SUS SIGNIFICADOS

                Personaje     Significado
 

 ANAKIN SKYWALKER 

 DARTH VADER 

 Discípulo espiritual. Iniciado

 Discípulo caído

   PADMÉ AMIDALA  Cristo Interno
 

 LUKE SKYWALKER

 LEIA SKYWALKER

 El Nuevo discípulo

 El retorno del Cristo Interno

   OBI-WAN KENOBY  Maestro espiritual. Instructor
   MAESTRO YODA  Maestro espiritual. Instructor
   MACE WINDU  Maestro espiritual
   LORD SIDIOUS  Fuerza siniestra
   LA FUERZA  Dios. La Energía Divina
   PLANETA NABÚ

 Plano Mental Superior

   CONSEJO JEDAI

 Junta Kármica

   LA REPÚBLICA

 La Ley, el Orden

   LOS SITH

 Logia de magos negros

     

ANAKIN SKYWALKER: es el iniciado y discípulo espiritual; pero se trata de un discípulo con ciertas tenden-cias y características que le hacen vulnerable a la tentación del mal. Estos factores tienen su raíz en el miedo, provocado por el apego y las desilusiones que ha experimentado en su vida, tales como la muerte trágica de su madre. Es también impaciente, presuntuoso, orgulloso y rebelde, no asumiendo la correcta actitud de aprendiz, sino más bien al contrario, conside­rándose por encima de su propio maestro. Continuamente toma decisiones por su cuenta, o sea, le falta conciencia de grupo. También es valiente, poderoso, con iniciativa e ímpetu. Sin embargo, a pesar de su aparente seguridad, la realidad es que es débil. Fue descubierto y entrenado desde muy pe­que­ño, y desde entonces ya eran reconocidas sus tendencias negativas, indicando así que provenían de más atrás, lo cual explica quizás por qué era un esclavo, símbolo esto de que no posee dominio sobre sí mismo. El maestro (instructor), al ver su gran potencial, le libera, pero es el propio discípulo el que debe completar dicha liberación, deslastrándose de sus miedos y apegos; de lo contrario perderá la oportunidad que le ofrece el maestro, tal y como ocurre en este caso. Nunca llegará a ser un Maestro Jedi, porque había que evitar que transmitiera lo que está mal.

   Anakin se había casado con Padmé (el Cristo Interno), lo cual indica cierto avance, pero lo guardaba en secreto; parece un símbolo de vergüenza o poca fuerza del bien en él. La Unión con el Cristo es en secreto, porque se da en el silencio del corazón.

   Al pasarse al lado oscuro de la fuerza cambia de nombre, o sea, cambia de naturaleza e incluso de identidad (deja de ser quien era), asumiendo uno que simboliza el sendero oscuro que ha asu-mido, DARK VADER: es todo lo inferior y negativo del individuo, la suma de sus pasiones más bajas, miedos, apegos, deseos, frustraciones, debilidades, etc. Estos aspectos ya existían en Anakin, pero cuando asume esta nueva identidad lo que ocurre es que cede libremente a ella, y se deja poseer y dominar por esta naturaleza inferior. El término "Vader" en inglés se traduce como estar mustio, pero recuperable.

 

PADMÉ AMIDALA: es la esposa de Anakin y representa al Cristo Interno. Su nombre hace referencia a la Joya en el Loto, al Cristo Interno, y también al Ser de Compasión Infinita, Amida Bud-dha; todo ello haciendo referencia a su significación espiritual y divina. Ella es bondadosa y sensible, al tiempo que intrépida y valiente. Es reina y también consejera; una diplomática, que cree en el poder del diálogo y de la frater-nidad para resolver los conflictos.

  Padmé ama profundamente a Anakin y trata de ayudarle y de hacerle ver lo correcto. Al principio no es consciente de lo que le está ocurriendo a Anakin, porque Ella conoce de él lo más puro y noble. Cuando Anakin cae, pierde a Padmé, quien muere, a pesar de que no tiene ninguna enfermedad. Es decir cuando el iniciado se deja seducir por el mal, pierde la conexión con el Cristo Interno. Es la llamada "segunda muerte". 

   Padmé queda embarazada de Anakin y tiene gemelos, un niño y una niña. Ella, como el Cristo, guarda en sí la semilla de bien y futura esperanza.

 

LUKE Y LEIA SKYWALKER: son los hijos de Anakin y Padmé. Una vez que nacen muere Padmé. Ellos representan la futura esperanza, el mismo papel que juega el Concepto Inmaculado. El mal nunca puede ser el vencedor final, así que lo poco de bien que queda del iniciado es reservado y protegido de él mismo. Por eso sus hijos son escondidos de él. Precisamente son ellos los que más adelante se revelarán contra él y lo redimirán. Él cree que los ha matado, junto a Padmé, porque ha sido engañado por Lord Sidious, el mal, para dominarle a través del sentimiento de culpa.

  Luke es el nuevo discípulo, y Leia el retorno del Cristo Interno. Luke es escondido en un planeta desierto, es decir, en el mundo; mientras que Leia es destinada a ser princesa, porque el Cristo pertenece al Reino Divino aunque se mezcle con el humano.

 

OBI-WAN KENOBY: es un Maestro Jedi y el instructor de Anakin. Es discípulo de Qui Gon, Maestro Jedi que descubrió a Anakin cuando era un niño y quien le encomendó instruirle al morir. Obi-Wan es fiel a la Fuerza (el Bien), disciplinado, bondadoso, valiente y sabio. Aun-que es el instructor de Anakin, parece más bien su hermano (como él mismo lo dice). Entre Obi-Wan y Anakin, al comienzo hay camaradería y compañerismo, pero Anakin no lo ve como una figura superior, sino más bien al contrario. Discute sus decisiones, no le obedece o lo hace a regañadientes. Obi-Wan no busca los honores, y a menudo se los cede a Anakin que sí los desea. Cuando Anakin cae, Obi-Wan debe luchar contra él; podría verse quizás como la lucha del maestro contra el mal emergente en el discípulo. Anakin no pue­de matar a Obi-Wan, demostrando la superioridad del Maestro.

   Al final de este episodio Obi-Wan se retira en el mismo planeta al que llevan a Luke. Quedará cerca de él para protegerle hasta que esté preparado para la siguiente etapa de la historia (cuan-do el bien restaurará el orden).

 

MAESTRO YODA: es uno de los Maestros Jedi más poderosos y sabios. Simboliza al Maes­tro o al instructor, pero a un nivel superior. Tiene un gran domi-nio y conocimiento sobre la Fuerza, y le dirigen motiva-ciones altruistas y elevadas. Es mucho más consciente de los procesos Inter­nos que ocurren en todos, especialmente en Anakin, del cual sabe, desde el principio, cuáles son las tenden-cias que manifestaba.  Sin embargo, no puede salvarle porque es Anakin quien le dio poder al mal, y no puede decidir en su lugar.

 

MACE WINDU: significa Maestro Sabio. Es un maestro de maestros, y el único que puede en-frentar a un Sith (mago negro), a quien vence con la propia fuerza del mal, retornándola contra él. Su láser, es decir su espada  de  poder,  es de

                               color violeta, el de la transmutación.

 

LORD SIDIOUS: es la fuerza siniestra, el mal personificado. Cara al mundo asume un aspec­to normal e incluso se disfraza de “bien” (SENADOR PALPATIN), y usa la misma Fuerza (ener­gía), pero sus motiva-ciones son egoís­tas y siniestras. Utiliza estratagemas basadas en los puntos más débiles de la perso­nalidad de aquél a quien quiere conquistar. Para seducir a Anakin utiliza sus deseos y miedos como argumento. 

 

LA FUERZA: es la representación de la Energía Divina, es decir, es Dios.

 

PLANETA NABÚ: Padmé Amidala es Reina allí, por lo tanto representa al Plano Mental Superior. Está amenazado por el mal.

 

EPISODIOS DESTACADOS

 

- Los sueños de Anakin le revelan la ocurrencia de hechos que teme profun-damente, la muerte primero de su madre y luego de Padmé Estos sueños son en realidad oportu­ni­da­des que se le presentan para que haga lo correcto, avisos. Pero debido a su miedo no actúa con coherencia y desaprovecha la oportunidad. Esto puede observarse porque la muerte de Padmé se cumple, pero la causa es precisamente su transformación hacia el mal, puesto que no existía ninguna razón médica. Por ello, estos sueños premonitorios son ma­ne­jados por la fuerza siniestra para conseguir sus propósitos.

 

- Cuando Anakin, confundido, acude a Yoda, explicándole su miedo a la muerte de Pad-mé, él quiere que le explique cómo evitar su muerte, pero Yoda le orienta adecua­da­men­te explicándole que la muerte forma parte de la vida y que lo que debe hacer es no dejarse dominar por el apego. Pero Anakin no está acostumbrado a dejarse guiar. Cree que sólo él puede salvar a Padmé, porque además de por los miedos y apegos, también está dominado por el orgullo.

 

- Las estrategias utilizadas por Lord Sidious ejemplifican la forma en que las ilusiones del mundo de deseos nos pueden atrapar. Sidious emplea argumentos fundamentados en los aspectos más débiles de Anakin: infla su orgullo, le promete librarle no del apego sino de la pérdida, le tienta precisamente con lo que más teme, etc. Como Anakin aún posee buenos sentimientos, incluso utiliza éstos, pero desvirtuándolos y corrompiéndolos con tal astucia que le hace creer que le mueve nobles ideales. Y es que el mal puede usar los mismos ar­gu­mentos que el bien; lo que cambia es la motivación y el uso de ellos. Esto puede verse por ejemplo cuando Lord Sidious está siendo vencido por Mace Windu, y aquel apela a la pena para conseguir que Anakin lo salve, matando al Jedi.

 

 

- Así, poco a poco, Anakin va siendo convencido de que le conviene pasarse al lado oscuro, es decir, de que él podrá esgrimir un poder por encima del de sus Maestros, para lograr por sí mismo lo que cree que los demás no le quieren dar. La rebeldía y el orgullo le ciegan y por eso no ve los ardides de Lord Sidious. Éste también emplea la mentira: le hace creer que puede vencer a la muerte y luego para sostener esta mentira, le hace creer que fue él, Anakin, quien mató a Padmé. Todos estos juegos del mal hacen que Anakin entre en una especie de espiral del mal, en la que los primeros pasos cuestan y suponen una ba­ta­lla interior en Anakin, pero a medida que va cediendo, poco a poco parece más fácil, hasta que parece perder el control y el sentido de todo, hasta el punto en que deja de importarle incluso la supuesta razón por la que había acudido a la fuerza siniestra, salvar a Padmé. La conquista del mal se gestó poco a poco, pero la decisión final fue muy rápida. En este senti­do, es importarte tener en cuenta que en todo momento, a pesar de su confusión, es él quien decide. No es verdad que no tuviese otra opción, sí que la tenía pero requería de él algo que no estaba dispuesto a dar: autosacrificio. Esta falta era que le impedía ser un Maestro Jedi. También enseña cómo la persona que está cayendo no es totalmente consciente al principio de que va mal porque sus deseos le mueven a racionalizar sus decisiones hasta el punto de perder el sentido común y la coherencia. 

 

- No quería aceptar a un maestro y sin embargo eso es lo que hace con Lord Sidious. Sus deseos le aprisionan, y éstos comienzan a exigirle. Lo primero que enco-mienda Lord Sidious a su nuevo discípulo, Darth Vader, es exter­minar a todos los Jedi que hay en el Tem­plo. Esto equivale a romper todas las conexiones que le quedan con el Reino Divino, elimina de su vida toda conciencia Maestra Ascendida. También mata a los niños Padawan, es de­cir, extermina la pureza y la inocencia en él, inclu­so la esperan-za puesto que estos niños son los futuros Jedis, es decir, Maestros. De esta forma Lord Sidious se garantiza la fidelidad de Darth Vader, porque ha acallado todas las voces divinas que le podrían indicar lo correc­to.

   Toda esta parte de la película es muy angustiante porque ves cómo la fuerza siniestra va conquistando poco a poco cada fibra del ser de Anakin y, conociendo la historia com­ple­ta, sabes que la caída es segura y drástica; aunque por supuesto está la certeza de que es momentánea, a pesar de su dramatismo y dureza. El mal nunca puede vencer, y ya en este episodio queda reflejado al terminar con el nacimiento de los niños que traerán el cum­pli­miento de la profecía según la cual, el propio Anakin restablecería el equilibrio de la Fuerza.

   No creo que la profecía contemplase su cumplimiento a través de la caída de Anakin. Creo que la misma se cumplió a pesar de ello. Siempre la Vida soluciona nuestros errores para, a pesar de ellos, hacer que triunfe el bien, el amor, la paz, la verdad, la justicia... En este caso, del propio Anakin, y a través de Padmé, el Cristo, vendría quien lo reesta­ble­cería para que terminase por cumplir su misión.

 

- Supramoralidad: Yoda indica a Obi-Wan que mate a Anakin. De esta forma puede concluir el error de su discípulo, y pueda así entrenar al próximo.

 

- Toda la batalla final con su maestro en el planeta volcánico indica la ebullición de las pasiones humanas que se estaban desatando en Anakin: odio, rencor, deseos de venganza... Lu­char con su propio maestro representa el paso final de la caída, el máximo signo de rebel­día.

 

- Tras luchar con su Maestro, Anakin, ahora Darth Vader, queda destrozado: son las rápidas consecuencias de escoger el mal. En él es tan dramático porque tenía grandes po­de­res; a mayor poder mayor responsabilidad. Queda convertido en una máqui-na, refle­jando esto que ha perdido su humanidad. Primero pierde la mano, símbolo de esgrimir un poder, que se le quita por mal uso. Luego pierde los pies, símbolos de avance en el sen­dero, que en él ha quedado truncado. Luego no puede res-pirar por sí mismo, puesto que no puede con­tener al Espíritu Santo cuyo vehículo es el aliento. Finalmente queda desfigurado, rele­ga­do a vivir tras una máscara, símbolo éste de la mentira y la ilusión. 

- Hay una nota de esperanza en las palabras de Yoda cuando le dice a Obi-Wan: “retírate hasta que llegue el momento”. Es decir, el maes-tro es consciente de que tarde o temprano todo se restablecerá, sólo es cuestión de preparase y esperar. De hecho, Obi-Wan se quedará cerca de Luke, protegiendo la última semilla de bien de Anakin, mientras termina de recibir su instrucción junto a su maestro Qui Gon, que ya se ha hecho inmortal, es decir, Maestro Ascendido.

 

ENSEÑANZAS ESPIRITUALES

 

   Este episodio de la saga de La Guerra de las Galaxias es el momento de intercesión, correspondiendo al punto más oscuro de la historia. Hacia atrás encontramos la inocencia y pureza del ignorante y hacia delante la del sabio. La frontera entre el Bien y el mal está bien definida.

 

   Es la historia de la caída del hombre, como una unidad global, y también las caídas individuales de muchos iniciados y discí-pulos. Narra las razones que nos pueden llevar a desviarnos, algunas claramente egoístas, pero otras no tan claras, pero igualmente peli­gro­sas, como el amor contaminado por la nece-sidad y el apego.

 

   Enseña también cuáles son las consecuencias de ceder a la tentación de los deseos, y quizás aquí esté la gran enseñanza de este episodio. Muchos dicen que el mal venció, pero yo no estoy tan convencida. Darth Vader es ahora un ser deshumanizado y solo ¿cuál es la victoria? Creo que George Lucas, ya desde este episodio, sin considerar los próximos, ha dejado claro que seguir los deseos nos lleva a un mundo oscuro, triste y desnatura-lizado. Más claro no puede expresarse.

 

   En contraposición podemos disfrutar también de las Rectas Acciones de los Maestros Jedi, de su sabiduría, decisión, valen-tía, serenidad y ecuanimidad. Verdaderamente a Anakin no le faltaban ejemplos adecuados.

 

   Sin embargo, y a pesar de lo oscura que es la atmósfera de esta película, tiene un final yo diría que fundamental, porque deja de ser oscuro para ser esperanzador, no con la espe­ranza del que no sabe cómo terminará todo, sino con la Esperanza Ascendida, la que afirma que todo será restablecido en Orden Divino invariablemente. 

 

(Comentado por Fela Galván)