TRANSLATOR

Select language


Metáfora de la Vida

como una proyección de Cine

Paramahansa Yogananda

 

   «Es verdad que la vibratoria mani-festación creativa de la Inteligencia Uni-versal ha dado origen a la miríada de atracciones que se exhiben en la sala de espectáculos cósmica, las cuales mantienen al ser humano constantemente alejado del Espíritu e inmerso en la vida material, dándole la espalda al Amor Universal ante los fatuos encantos de la vida humana. No obstante, la percepción del Absoluto que está más allá de la creación se encuentra íntimamente cercana, merced a la interme-diación de su Inteligencia reflejada en todo lo creado. A través de ese contacto, el devoto comprende que Dios ha enviado a la Inteligencia Crística (el hijo unigénito que es cada alma) no para crear una cámara de torturas, sino una colosal película cinema-tográfica cósmica cuyas escenas y actores propor-cionarán entretenimiento durante algún tiempo y finalmente regresarán a la Bienaventuranza del Espíritu.


   A la luz de este entendimiento, y sean cuales sean las circunstancias que atravesamos en este mundo relativo, sentimos nuestra conexión con el Espíritu Universal y perci-bimos que la vasta Inteligencia del Ser Absoluto opera en todas las relatividades de la Naturaleza.»

 

 

   «Al mirar una película, una persona puede concentrarse en las imágenes mientras que otra puede mantener la atención enfocada en el rayo de proyección que hace que dichas imágenes se "materialicen" sobre la pantalla. Las experiencias de estas dos personas que acuden al cine serán muy diferentes entre sí: una permanecerá absorta en el argumento de la película, sin advertir el rayo de luz, en tanto que la otra verá únicamente rayos luminosos y ninguna imagen. Mas existe una tercera posibilidad: una persona que se encuentre en la sala de cine disfrutando de las imágnes de la pantalla, y que al mismo tiempo tenga presente de dónde proceden, al mantener parte de su atención en el haz de luz desprovisto de imágenes.


   La persona que se concentre en la materia sólo verá objetos materiales; en cambio, quien se halle en el estado inicial de éxtasis y esté absorto en la Luz Divina contemplará únicamente a Dios. Pero aquel que haya alcanzado el Supremo Estado de Conciencia, verá la gran Luz desprovista de imágenes que provienen de la Energía Cósmica de Dios, y sobre la vasta pantalla del espacio mirará en forma simultánea la película cinematográfica del Universo producida por la Luz Creativa de Dios.»

 

* * *

 

   «Las personas comunes sólo ven la Naturaleza porque su conciencia se halla enfocada en lo externo, en la pantalla de las vibraciones materiales; pero cuando se invierte la dirección de la conciencia, dirigiéndola hacia la Cabina Cósmica, desde la cual se proyectan todas las imágenes de la creación, es posible percibir el carácter singular de la Conciencia Crística presente en el espacio entero, comprender que, en verdad, es el Espíritu el que se ha convertido en la creación y que todas las cosas no son sino una gloriosa diversificación de Dios.»


 

   «Así como el director de cine programa la filmación de las di-versas escenas a fin de que se proyecten en el momento ade-cuado, Dios y Sus Ángeles asis-tentes planean el momento de materializar y "proyectar" deter-minados acontecimientos impor-tantes en el cosmos. Hay un tiempo para cada cosa, dado que Dios y Sus Ángeles sincronizan el Universo con precisión matemá-tica, a fin de que funcione como un reloj. En determinados perío-dos, cuando la ignorancia, como una oscura niebla, envuelve las mentes de las personas comunes, Dios envía a Sus santos a fin de redimir a las almas sumergidas en las tinieblas.»

 

(Extractos del libro "La Segunda Venida de Cristo",

de Pahamahansa Yogananda.)