TRANSLATOR

Select language


El Maestro Ascendido Bob

habla sobre el Cine

 

   «Dejadme deciros, Amados Estudian-tes... algunas de las películas que se han producido constituyen un ejemplo magní-fico de lo que la humanidad despierta hará en cuanto a desbaratar toda actividad destructiva. Esa película "Yo Soy la Ley" ("I Am the Law") es lo más perfecto y mag-nífico que muestra cómo la humanidad, elevándose en su intrepidez, vence a los maleantes intimidadores y los acaba ven-ciendo. Y hay otras más. Recordaos a menudo, amados Míos, que el Poder de la Luz asumiendo Su Dominio en la Tierra algún día lo cambiará todo, y llevará el cine a la intención original para la cual fue creado.

 

     Recordad que el deseo de la humanidad es lo que gobierna al mundo; y cuando la cantidad suficiente de norteamericanos comience a hacer el Llamado pidiendo que el cine perfecto se ponga de manifiesto como una poderosa instrucción para la humanidad, entonces la exigencia de la gente compelerá a los productores a producir cosas magníficas como "Misterios Deve-lados" "La Mágica Presencia", las cuales le revelarán al mundo las Octavas de Luz, y mantendrá ese dominio por siempre.»

 

Maestro Ascendido Bob

"I AM THE LAW", Alexander Hall (1938)

 

   El film del que habla el Maestro Ascendido Bob, es una excelente pe-lícula, dirigida por Alexander Hall e interpretada soberbiamente por Edward G. Robinson, titulada "Yo Soy la Ley".

 

   El argumento versa sobre un abogado, que ha pedido un año sabá-tico en su trabajo como catedrático de Universidad para emprender un viaje en barco junto a su esposa, pero que, en el último momento, acepta un trabajo para la lucha contra la corrupción en la ciudad.


     Hay muchos extorsionadores que se encargan de que los honrados trabajadores que tengan algún negocio propio deban darle dinero para “protección”. Pero los testigos no dicen nada por miedo. Así, el abogado, junto al mejor ex-alumno que tuvo, y su esposa en labores de secretaria, emprenden una cruzada contra el crimen, lo que no será nada fácil pues incluso hay asesinatos.     


     Es considerada una película valiente en su historia y positiva en su resolución, que aunque cuenta una historia más que seria, la aborda con notas de humor y maravillosos diálogos. 

 

     Podemos observar la lucha entre el bien y el mal represen-tados por la inteligencia, sabiduría, pragmatismo y rigor procesal de un hombre universitario con muchos años de experiencia en la docencia, siempre digno y honesto, pues considera que dicha sabiduría, dicho saber acumulado a lo largo de su vida debe estar siempre a disposición de la Justicia, en eterna pugna contra el mal, la delincuencia, la corrupción; y en frente, el mal, el mundo del crimen, en este caso sutil, pero siempre dispuesto a llegar a las últimas consecuencias, al asesinato si es preciso, para lograr sus fines.