todas
todas

"La Joven de las Especias"

(Paul Mayeda Berges, 2005)


SENTIDO GENERAL

 

   Esta película narra la historia de una iniciada con grandes poderes y capacidades para el servicio porque se ha adiestrado en el conocimiento de la energía y en cómo calificarla para la asistencia que ofrece, pero que al tiempo sigue dominada por supersticiones y creencias falsas. Ella está since­ra­mente comprometida en su “deber”, pero aún está esclavizada por su propio karma derivado del mal uso de la energía y también por sus deseos. Éstos le llevan a despistarse en su trabajo y en conse­cuencia comienza a fallar, pero el amor por aquellos a los que sirve le lleva a sacrificar su propio deseo. De esta forma transmuta el deseo en amor y todo queda purificado y renovado, y ella misma queda liberada de las cadenas del karma y de la antigua conciencia.



PERSONAJES Y SUS SIGNIFICADOS

 

      Personaje        Significado    
              TILO (niña)  Discípula Espiritual  
        TILO (adulta)  Instructora Espiritual 
   PRIMERA MADRE   Maestra Ascendida
   GRUPO DE NIÑAS    Condiscípulas
   DOUG  Discípulo Espiritual
   CLIENTES  Estudiantes espirituales  
   TIENDA  Ashram
   ESPECIAS

 Ley Espiritual.

 Dharma/Karma

   

 

TILO: Representa al iniciado. De niña es discípula espiritual y su evolución la lleva a convertirse en Instructora Espi-ritual cuando es adulta. Desde pequeña ya presentaba capaci­dades especiales con las que ayudaba en su pueblo, denotando así que se trataba de un alma evolucionada pues en esta encar­nación ya venía con capacidades desa-rrolladas y despiertas. Tilo podía ver co­sas que otros no podían ver, signo de iluminación y de despertar espiritual. Ella es secuestrada y pierde a sus pa­dres, símbolo de la pérdida de concien-cia del Yo Soy (la caída) y del rapto temporal que la perso­nalidad comete de la conciencia divina. Pero, al ser ya una iniciada de cierto nivel, puede liberarse y llegar al Maestro (la Primera Madre). Con ella empieza a cumplirse su destino (como la propia Tilo dice). El discípulo estaba preparado y aparece el Maestro. Con ella conoce su nombre Tilo, semilla de sésamo que significa “que alimenta”, es decir que sirve, ayuda, sostiene la vida. Es el nombre de alguien que ya no sólo es un “dame, dame” sino un “dame para dar”.

  A Tilo le gusta lo que hace. Conoce a las especias, sus orígenes, olores y colores, y también sus poderes mági-cos. Es por lo tanto alguien que conoce en profundidad la energía de la vida, que sabe en qué consiste y cómo puede ser calificada y utilizada, en definitiva, una aprendiz de maga blanca. También en una gran cocinera, otra forma de expresar esta misma idea.

 

   Además trabaja de forma anónima. Tilo lo dice: “aquí nadie sabe quien soy”. Esto no es sólo por humildad sino porque es una forma de proteger su labor, como bien aprendió cuando la raptaron de pequeña a causa de sus capacidades.

 

   Tilo tiene un carácter dulce y bondadoso, al tiempo que cierto porte principesco a pesar de su sencillez. Los que se dirigen a ella la tratan con respeto e incluso con reverencia pero ella no muestra señas de vanidad u orgullo. Es muy observadora, habla poco (con una voz muy dulce y pausada) y escucha mucho; esto le permite diagnosticar sabiamente. De hecho lo que más me llamó la atención fue su actitud constante de escucha (hacia las especias, hacia las gentes). Ella atiende con interés a todo el que llega y luego califica la energía que maneja convirtiéndola en la ayuda que tal persona necesite, sembrándola como una semilla (tal como son la mayoría de las especias) para que ellas hagan su trabajo benéfico en cada persona: consuelo, alivio del dolor de los recuerdos y esperanza para Jarum, y más tarde protec-ción; amistad para Jajín (el joven agobiado por su madre), y también le impulsa confianza llamándole “conquistador del mun-do”; amor para la pareja; paz mental para el abuelo y recuerdo del amor bajo la rabia para toda la familia del mismo.

   Tilo lleva puesta una cadena alre-dedor de la cadera. Esto puede tener varios significados. Cuando es investida como maestra de las espe-cias la Primera Madre se la coloca y ahí recuerda la prisión por amor que aceptaron los Ángeles Solares, significando en Tilo que sus propios deseos son “reprimidos” (atados) en pro del servicio al que se va a dedicar (de hecho es significativo que la colo­que en esa zona del cuerpo asociada a los placeres sensorios). Pero por otra parte puede también indicar el karma personal que aún arrastra en su Sendero Espiritual. Por último también podría ser analizada como las propias limitaciones producto de su ignorancia y de las que se liberará a medida que se desenvuelva espiritualmente.

 

PRIMERA MADRE: Repre-senta la Maestra Ascendida. La denominación de Primera Madre da a entender su po-sición en la vida del discípu-lo: es Madre porque cuida, enseña, guía y protege al iniciado y es Primera porque indica la importancia de la relación Maestro-Discípulo como la primera y más importante en la vida del mismo.

 

   Cuando Tilo consigue huir de los raptores, es decir, cuando se escapa del rapto de la persona­lidad, llega a la Maestra. En la película explican que Tilo le había sido entregada para cumplir su deber como Maestra de las especias. Es decir, el Maestro llega a la vida del discípulo para que el propio individuo se convierta en maestro de la sustancia y de la energía, es decir, de su vida, y no para hacer las cosas por él. La Maestra le enseña el poder de las especias y las conse­cuencias de desobe­de­cerla, o sea, le habla de la Ley Espiritual y del poder de la Vida que está en todo y también en ella, y de la Ley de Causa y Efecto. También le enseña las tres reglas que debe seguir en su labor de servicio:

 

   1º “Tu misión es averiguar el deseo de otro. Nunca debe emplear las especias en beneficio propio.”  El poder espiritual no puede ser empleado guiado por el egoísmo o los deseos personales porque suponen una corrupción de la energía. El verdadero iniciado ya está conectado con la fuente original de todo bien así que no tiene miedo de que nada pueda faltarle; sabe que está sostenido en los brazos de su Presencia Yo Soy, y por eso es puente de dicha provisión para otros que no lo saben. Si aparece el egoísmo esta confianza no es completa así que no será tan buen canal.

 

   2º “No se puede salir de la tienda, así se evita el peligro que comporta alejarse de las especias”. La tienda representa el ashram, o sea, el grupo a través del cual servirá a los demás, por tanto, no abandonarla significa no dejar de prestar el servicio desinteresado.

 

   3º “Jamás debéis tocar la piel de otro”. Hace referencia a la necesidad de la pureza. No significa que no pueda tocar a otra persona sino que no debe dejarse contaminar por las ideas de otra conciencia situada a nivel humano. Es también aquello que dice el Santo Aeolus consistente en saber ayudar sin dejarse afectar.

 

   La Maestra le pregunta a ella y a sus condiscípulas si están dispuestas a renunciar a todo por las especias y también les dice que las necesitan en muchos lugares por todo el planeta. Nuevamente vemos cuál es la razón por la que llega el Maestro: por la capacidad de responder a la necesidad del mundo y por lo dispuesto que el iniciado está a colocar el Plan de la Jerarquía por delante de cualquier otro interés personal.

 

DOUG: representa a un discípulo espiritual avanzado. Tiene un origen especial (indio) aunque se siente desraizado; como muchos estudian-tes, vive en el mundo de la forma pero no perte­nece a él. Conserva una pluma de su abuelo, es decir, un punto de unión con la conciencia superior.

 

Pero al principio Doug cree que las especias no son para él, o sea, cree equivocadamente que la Enseñanza Espiritual no es para él, autoenga-ñándose.

 

Cuando Tilo transmuta la pasión por amor hacia Doug, le dice cuál es la especia de éste y es también tilo, sésamo, es decir, “la que alimenta”, porque instructor y discípulo laboran en la misma línea.

 

Cuando la tienda de Tilo queda destruida, símbolo de un gran cambio de conciencia, Doug le dice “puedo ayudarte a reconstruirlo”. Es eñ discípulo totalmente comprometido con la labor de su maestra.

 

TIENDA: representa el ashram, o sea, el grupo espiritual y el espacio de instrucción espiritual creado por la instructora. En la tienda Tilo contacta con la sabi-duría de las espe­cias para ayu-dar a quienes se lo pidan, pero también en ella se encuentra la razón de su esclavitud, que po-drían ser sintetizadas en ciertas supersticiones y fanatismos. Al final la tienda es destruida después de que Tilo consigue superar la prueba transmutando la pasión en amor. Esta destrucción no es sino que dejó atrás todas las antiguas creencias erradas y ahora, con la ayuda de su discípulo todo será reconstruido pero en la Libertad de la Sabiduría.

ESPECIAS: simbolizan la Ley Espiritual; el cum-plimiento del Dharma y del Karma. Igualmente representan la vida, la energía que sostiene to-do, y que se nos presta durante nuestro tránsito en esta escuela de la vida, para aprender a través del uso que hace-mos de ella, hasta que alcance­mos la Maestría sobre la sustancia y la energía.

 

   Cada especia concreta hace alusión a una forma de calificación de la única energía. Cada una tiene propiedades diferentes pero Tilo se dirige a ellas hablándoles como hacia una única entidad que está a su alrededor constantemente. De hecho las especias son las que le dicen a Tilo lo que cada persona necesita y ella escucha. Es como lo que dice Koot Hoomi cuando siendo San Francisco comentaba que ante la necesidad de alguien Él no era el que sanaba sino que simple­mente Llamaba a la Presencia en el necesitado y luego tan sólo observaba cómo era Ésta la que actuaba.


   Las especias no son ni buenas ni malas, sino que es el uso correcto o indebido, según cada circunstancia y condición, lo que produce efectos positivos o negativos (Karma). Cuando dicen que si no dejas de cumplir con tu deber las especias te castigarán no es sino otra forma de decir lo mismo que cuan­do nos explicaban que si eras malo Dios te castigaría. No castiga Dios, ni tampoco las especies, sino que se trata del cumplimiento de la Ley de Causa y Efecto. Por lo tanto los “castigos” de las especies son el karma negativo, consecuencia de actos incorrectos del pasado.

 

   Cuando la Primera Madre, la Maestra, enseña a Tilo y a sus condiscípulas, les explica que em­plea­rían las especias en su trabajo y que de ellas obtendrían su poder. Así que nuevamente vemos que las especias son la vida con la que somos regalados, es Dios mismo (la Presencia Yo Soy), y que cuando hacemos algo constructivo no es sino Dios el que actúa porque Él es el que otorga el poder en cada acto.

 

   En la película dicen que las especias contienen toda la magia y que para cada persona hay una especia “especial”. La vida, Dios, lo inunda todo, es todo, es la magia que forma una flor o un cuerpo humano, y está en cada ser, pero en cada uno se manifiesta de una forma diferente: es el plan divino que cada cual deberá realizar y que es propio e irrepetible. Es también la explicación de que para cada problema de cada quien hay una solución divina que puede precipitarse contactando con la fuen­te de toda energía y vida y luego poniéndola en acción, es decir, tomando la especia.

 


EPISODIOS DESTACADOS

   Cuando Tilo conoce a Doug se enamora de él, pero al comienzo su amor no es puro sino que comienza a ser do-minada por sus propios deseos y por la pasión, simbolizado en la guin-dilla roja. Las especias la avisan, es decir, su sen-tido común, su discerni-miento le advierte, pero lo rechaza. Incluso llega el recuerdo de las enseñanzas de su Maestra cuando le decía “cuando empiezas a mezclar tus deseos con tu visión, pierdes entonces la verdadera visión; todo se vuelve confuso y las especias ya no te obedecen”. En la labor que el iniciado realiza en nombre de su Maestro y por amor a la humanidad, debe mantener pura sus intenciones; si es demasiado dominado por sus propios deseos pierde de vista el objetivo del Plan Divino y su criterio se contamina, dejando de ser útil y perdiendo sus poderes espirituales.

 

   Tilo no ha entendido de forma iluminada la enseñanza. Ella expresa algo que lo podría delatar cuando Doug le dice que no tiene raíces y ella le responde que cuando las raíces son tan fuertes (como las de ella) pueden extrangularte. Tilo conoce las reglas pero las obedece sin discernimiento ni entendimiento. Piensa como en etapas anteriores de la humanidad que todo es pecado sin saber si siquiera por qué lo es, y lo único que con­si­gue así no es transmutar la energía sino reprimirla, represarla. Pero sigue dentro, y es poderosa y peligrosa, por eso está muy bien representada por la guindilla (energía del picante y advertencia del rojo). Recuerdo cuando la castidad se obligaba y no se escogía como una opción inteligente y volun­taria encaminada a un fin elevado y claro. 

 

   Así que agobiada por sus deseos y al mismo tiempo por la culpabilidad, Tilo co-mienza a perder sus capaci-dades. Las especias ya no le hablan, o mejor, ella ya no puede escucharlas porque “sólo ve guindillas”, o sea, está demasiado obsesionada por sí misma. De hecho - cuando alguna otra especia le habla no la escucha si no le conviene, como cuando rechaza a la “asa pétida”, el antídoto contra el amor, para Doug y en su lugar le da “tulsi”, para que recuerde volver. En ese momento actúa como maga negra pues emplea sus conocimientos y poderes en contra de la libertad de otro y para beneficio propio.

 

   Como consecuencia de ello curiosa­men­­te quienes se ven afectados son las personas a las que ayuda, porque de hecho para un iniciado su vida comienza a ser la de las personas a las que sirve (deja de tener vida propia al dedicarse a otros). Comete errores, se olvida, se descuida y no llega a tiempo.

 

   Pero Tilo tiene un momento de iluminación y comienza a recordar a todos aquellos a los que suele ayudar y que a su vez ayudan a otros. Se da cuenta de que se ha descuidado. Sale de sí misma y recuerda cuál es su misión y que no quiere abandonarla. Hay un momento de invocación: ella dice “América, tan nueva como un latido de corazón; sé tan poco de ti”. Esto es un decreto a través del cual expresa que desea salir de sí misma y conocer y llevar una nueva vida. Y de hecho finalmente el decreto es cumplido.

 

   Así, Tilo renuncia nuevamente a sus deseos y con una afirmación que transmuta fanáticas creencias —“El amor no puede ser un pecado”—, se entrega nuevamente a las especias, es decir, a la divinidad: “os doy mi vida”. Este acto de rendición es envuelto en el fuego purificador, en el que queda disuelto el egoísmo y el deseo inferior. Tilo lo hace a pesar de creer que lo perderá todo y esto indica su sinceridad y lealtad. Al renunciar al amor personal por el Amor Universal alcanza la 3ª Ini-ciación, o sea, la Conciencia Crísti-ca. Lo único que ha perdido son las cadenas, limitaciones y creencias que le impedían avanzar. Su Maestra le revela que había demostrado su lealtad al Bien. La tienda queda destruida porque la nueva tienda, el Nuevo Pensa-miento será reconstruido. En su mano tiene una guindilla, simbolizando que ya controla la pasión. Y ahora ya puede dar a Doug su especia, que es ella misma, pues es la instructora la que alimenta al discípulo.



ENSEÑANZAS ESPIRITUALES

 

- El uso inadecuado y egoísta de la energía que la Divinidad nos ha prestado trae consecuencias negativas y desastrosas no sólo para uno mismo sino para aquéllos que podrían recibir bendicio-nes a través nuestro. Purificando nuestras intenciones podremos transmutar la energía mal calificada y renovar y reconstruir todo lo que había sido mal hecho.

 

- Busca primero el Reino Divino.

 

- El Amor lo conquista todo.


(Comentado por Fela Galván)